lunes, 2 de noviembre de 2009

domingo, 1 de noviembre de 2009

LOS JUEGOS DE MESA


Yo soy un reconocidísimo experto, a nivel mundial, en un tema, que a nadie le importa; los juegos de mesa.

Y así nos va, a punto de terminar una partida a “la oca”, y nadie sabe lo que hay que hacer.

Al final de la oca, la gran duda es, como al aparcar un coche, ¿se llega y ya está, o hay que rebotar, y rebotar, hasta que se entra justo?. Nadie lo sabe, pero hay una frase, que resume las reglas de todos los juegos de mesa del mundo. “¡¡No, es que en mi casa, jugamos así!!”.

Dicho eso, dicho todo, ya te puede pillar la poli, jugando al tres en raya con cocaína, que tú los miras con las pupilas dilatadas, y les dices; “¡¡No, es que en mi casa, jugamos así!!”.

Claro, es que todos estos problemas, vienen porque las reglas de la oca, no están escritas en ningún sitio, se transmiten de boca en boca; son como leyendas milenarias, y dice el cantar; “de puente a puente, y tiro, porque me lleva la corriente”.

Ya, pero luego, en cada casa el cantar es distinto, y a lo mejor estás en casa de un amigo, y caes en una oca, y crees que es; - “¡¡de oca a oca, y tiro porque me toca”...., y te dice tu amigo; - “¡¡No!!, ¡¡de eso nada!!”; “¡¡de pato a pato, tiro yo, y tú, te esperas un rato!!”. “¡¡Es que, en mi casa, jugamos así!!”.

Y en lugar de solucionar este problema, poniendo las reglas detrás del tablero, ponen un parchís.

Yo me indigno, sí, porque hay juegos que son muy peligrosos, los hay que, no se acaban nunca. ¿Conocen a alguna persona, que haya terminado una partida de Monopoly?. Es imposible, si ya lo pone en la caja; “EDAD ACONSEJABLE”; de 9 a 99 años, para que te dé tiempo a terminar la partida.

Otra cosa, que les encanta poner en la caja, es el contenido del juego.

Esta caja contiene; cuatro fichas de colores, un dado, un tablero.... ¿para qué lo ponen?, si además eso sólo es cierto el primer día, sí porque al día siguiente, el cartel tendría que ser más bien; esta caja contiene: un pie de los playmobys, y un botón que hace de ficha verde, el dado cogerlo del parchís...

Y ahí viene una de las más grandes dudas, ¿por qué desaparecen los dados?, ¿dónde se meten?. Yo tengo la teoría de que los dados, son como la llave 10-11, o las tijeras de cocina, que dicen que existen, pero nunca están donde se les necesita.

Y sin embargo, hay cosas, que no las necesitamos para nada, y siempre están ahí; vamos a ver, los 8 y los 9 de la baraja española, ¿para qué los siguen fabricando?. Si son super-molestos, es como si ahora, me empeñara en fabricar chicles con hueso, o con dos huesos.

Y luego, tiramos enseguida a la basura, cosas tan importantes como esa carta blanca, que tiene unas letras minúsculas. Esa carta la tiramos enseguida, claro, luego hay cosas de la baraja que no entendemos, si porque vamos a ver, un caballo, es un caballo, y un rey, es un rey, ¿no?. Todos sabemos lo que son, pues porque los hemos visto en la Zarzuela, o en cualquier otro hipódromo.....

¿Pero qué es una sota?, ¿para qué sirven las sotas?, ¿hubo un tiempo en que vivíamos gobernados por sotas?, ¿se han extinguido ya?. Claro, nadie lo sabe, por eso está esa milenaria tradición, de que cuando se compra una baraja de cartas, lo primero que hacemos es, quitar todas las sotas, y sustituirlas por lonchas de mortadela, ¿no?.

Pues en mi casa, jugamos así.