viernes, 31 de julio de 2009

LOS METEORÓLOGOS

Hoy hablaré de unos sujetos de los que, debía haber hablado hace ya mucho: Los meteorólogos.

Esas personas que no hablan del tiempo, sino que lo analizan.
Un meteorólogo jamás dirá: "Parece que refresca", en cambio sí que le pueden oír decir algo como esto: "Las temperaturas están bajando, y bajarán más en los próximos días, debido a unos vientos polares del ártico, que enfriarán sobre todo el litoral gallego, y puede que acarree chubascos silenciosos, en toda la península".

¿Y cuál es el trabajo de los meteorólogos?. Predecir el tiempo, básicamente. Yo estoy muy ofendido, porque cobran por ello, y mi abuela saca el brazo por la ventana todos los días, y me dice si tengo que coger el paragüas. Yo creo, que tiene una especie de brazo anciano superdesarrollado.
Pero no crean, que ser meteorólogo es algo sencillo.
No crean, que basta con ver nubes en Teruel, y decir a toda España: "Habrán nubes en Teruel". No. Porque los meteorólogos tienen que decir: "Habrán nubes en Teruel" señalando Teruel, ¡¡y sin girarse para verlo!!.

Imaginen si esto también, lo hacen en la vida real.
Un papá-hombredeltiempo, siendo preguntado por su hijo: "¿Papá, qué hay para comer?". Y el pobre hombre. que se ha aprendido todos los alimentos de la nevera. mientras nadie miraba, de espaldas diciéndo: "Bueno pues, tenemos ternera, que proviene del norte, y que deberá ser sometida a altas temperaturas en la sartén, en la que se producirán chubascos ruidosos de aceite y..."

Pese a todo esto, hay una cosa clara. El futuro es de ellos, de los hombres del tiempo.

Porque cuando el calentamiento global sea una realidad, cuando los polos se deshielen, cuando islas y costas se inunden, cuando mueran personas por cáncer de piel e insolaciones... sólo ahí, vendrá un meteorólogo, nos tocará con el dedo índice nuestro hombro y dirá: ¡¿Lo ves?!.

Y tendremos que callarnos, cabizbajos...

martes, 28 de julio de 2009

LAS MOSCAS


Yo quería hablar de unos pequeños seres, que son rebeldes, porque el mundo los ha hecho así, pero sobre todo, porque nadie los ha tratado con amor; las moscas.

El problema de las moscas, es que son gratis, por eso no las valoramos. Yo creo, que si costaran a cuarenta mil el kilo, como las angulas, nos las comíamos en Navidad.

Pero claro, las pobres, están como perdidas, van por la vida sin rumbo, tu te quedas mirando una mosca volando y hace; zzzzzz…. zzzzz….. zzzzzz …… ¿dónde va?, zzzzzz…. zzzzz….. zzzzzz ……, que haga zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz…z, que llega antes.

Y lo más intrigante, es cuando hace la mosca; zzzzzz…. zzzzz….. zzzzzz …… ¡¡ploffff!!, y desaparece, y luego los americanos se gastan millones en una avión invisible, vamos a ver, ¿no les sería mucho más barato, mandar al ejército montado encima de las moscas?.

Eso tiene que ser muy duro para la mosca, lo de la caca, sí, porque si a nosotros nos molesta pisar caca, imagínense lo que tiene que ser pisarla con seis pies, y descalzo, y luego con esos mismos pies, limpiarse la cara, que a lo mejor es peor lo del cristal, sí, porque se pasan todo el día, zzzzzz…. zzzzz….. zzzzzz …… POC….. zzzzzz…. zzzzz….. zzzzzz …… POC….

Claro, porque una persona humana, se da con la cabeza, y le duele, pero es que ella se da con los ojos, ¡¡con los cien!!, ¡¡que manda narices!!, ¡¡un animal que tiene cien ojos, y que no sea capaz de ver un cristal!!.

Sólo hay una persona, que ha pensado con cariño, hacia las moscas; el inventor del insecticida, sí, porque ha inventado una cosa, que es para matar a las moscas, pero que no las mata.


Y yo me callo ya, porque en boca cerrada, no entran moscas.

sábado, 25 de julio de 2009

¿CÓMO SE JUEGA AL PÁDEL?


Lo más importante es tener dos piernas. Es cierto, que se han dado casos, en los que, con una pierna de carne y hueso, y otra de aleación de cobalto, han podido jugar.

También es bueno tener visión, y al menos un brazo, (el derecho, en el caso de ser diestros). La cabeza, con su cerebro intacto, también es necesaria. El páncreas, en cualquier caso, es opcional.

Para empezar, ya lo que es la práctica deportiva, se considera vital, saber manejar la terminología del “pádel”, y no, “paddle”. Si una de sus amigas, le manda un e-mail, en el que le comenta, lo estupendo que es jugar al paddle, no lo dude, su amiga no sabe jugar.

Aunque también puede ser, que su amiga sea;
a) Tonta, b) Inculta, c) Pedante.

Cambie de amiga, ¿por qué tiene amiga como ésa?, ¿le proporciona algún beneficio tener esa amiga?.

También esencial para la práctica del pádel, es tener una pala para poder jugar. Es entonces, cuando se dirige a las tiendas Decathlon, o a cualquier Corte Inglés, y se acerca a un amable vendedor, y le espeta; “¡¡Quisiera una pala de pádel!!”.

Aquí se dan tres posibilidades;

- Si es usted mujer; saldrá con una pala para principiantes
- Si es usted hombre; saldrá con una pala para profesionales
- Si es usted una avanzadilla marciana previa, a la invasión de la Tierra; saldrá con el vendedor, ensartado en un pincho moruno.

Y eso si que sí; la pista de pádel. Sin pista, no se juega.

Y también sería bueno, contar con amigos. Lo ideal sería, que fueran tres amigos, y usted. Si no tiene amigos, será que va soltando usted, un tufo por ahí... Pruebe a lavarse, y use desodorante.

El juego en sí, es muy sencillo. ¿Alguna vez ha visto a jugar a Nadal?. Pues más o menos... salvo que en el pádel, se puede jugar con la pared, lo que confiere posibilidades casi ilimitadas de darle a la pelotita. Se puntúa como en el tenis; 15, 30, 40, yus, (deuce), ventaja, juego, seis a tres, set, dos sets, sets a uno, cinco a cuatro, ventaja al servicio, saco yo, toma eis, (ace), partido, sois muy malos, perdedores...

Después de todo lo comentado, lo único que espero que haya retenido es, que a la pala de pádel, se le llama pala, y no, raqueta.
Y un último consejo; dele a la pelotita, con el centro de la pala.

jueves, 23 de julio de 2009

lunes, 20 de julio de 2009

LAS TIRITAS


Las tiritas son el engaño de las farmacéuticas, más clamoroso y menos denunciado.
Asúmanlo, las tiritas son un placebo, no valen absolutamente, para nada.

¿Cuándo recurrimos a las tiritas?. Cuando nos hacemos un cortecito, o cuando se nos infecta un padrastro, etc. Lo que quiero decir es, que cuando nos ponemos una tirita, sabemos que la herida se va a curar sola, pero aún así, nos la ponemos, no vaya a ser, que nos desangremos, y manchemos todo el comedor.

Una tirita, puede ser el empujoncito que alguien necesita, para su vida social, porque, a todo individuo que tiene una, en cualquier dedo, es víctima de una misma pregunta, una pregunta universal, rutinaria, pero bella a su vez, como una mañana de Noviembre... ¡¡qué gran mes!!...

-¿Qué te ha pasado en el dedo?

Ya puedes tener la uña verde, incluso puede, que te aparezca una extraña mancha en la yema del dedo índice, que tú siempre responderás:

-Nada, que me corté.

Como en todo, llega el día de la despedida, el momento en el que te tienes que quitar la tirita, es un momento duro, porque te reencuentras con tu arrugado y viscoso dedo, embadurnado de pegamento gris oscuro, que procede de la tirita, ¿por qué no hacen tiritas con velcro?.

Podrían hacer tiritas de marca, y así, por lo menos, reconoceríamos, que nos las ponemos por pura estética.

viernes, 17 de julio de 2009

LOS MANUALES DE INSTRUCCIONES


Hoy voy a hablar de un género literario de los que, menos ha triunfado en la literatura universal. ¿y sabéis cual es?, los manuales de instrucciones.

Un consejo para los amantes de la literatura; ¡¡Compraos una tele nueva!!.

Leerse el manual de una Panasonic Quintrix, es la cosa que menos apetece leer en el mundo. Porque claro, es que vamos a ver; tenemos delante una tele nueva, y un manual del tamaño de un bidé. ¿Qué vas a hacer?, porque la verdad es, que te apetece jugar con la tele.

Lo último que quieres en ese momento es, ponerte a leer un tocho que parece el temario de una oposición. Es que hay veces que, se te plantea la duda; ¿me leo las instrucciones de la tele, o me hago notario?. Por eso, la mayoría de los notarios, no ven la tele. No es que no les guste, es que, tuvieron que elegir, y ahora no la saben encender. Pero no sólo las teles. Todo. Por ejemplo; el manual de instrucciones de un teléfono móvil.

Y es que, el colmo es, que las páginas son tan finas, como el papel de fumar. Yo creo que, en el tiempo que te estudias las instrucciones del móvil, te sacas la carrera de “Teleco”, y te haces tu propio teléfono.

Lo curioso del manual de instrucciones es, que aprendes idiomas; inglés, francés, alemán, incluso chino. Entonces leyendo el manual, puedes aprender que, “intrucciones de seguridad”, en inglés se dice; "Safety Instructions", en italiano; "Indicachioni per la securezza", en portugués; "Introuose de segurança", y en chino, "Chinwancha winchinchua".

Pero no todo es malo. Leer un manual de instrucciones, también es tranquilizador. Porque, antes de comprarte la tele, tú estás indeciso en el Carrefour: “¿Me compro la Panasonic, o la Philips?”, “¡¡la Philips, no, la Panasonic, venga va, la Philips.... No, mejor la Panasonic!!".

Y luego llegas a casa, todo preocupado; “¿Habré acertado?”. Entonces, abres el manual de instrucciones, y pone; “¡¡Enhorabuena, se ha comprado usted, una Panasonic!!”.
Y dices; “¡¡Menos mal!!”, “¿te imaginas que me compro la Philips, abro el manual y me pone; “¡¡Ooooo.....oh, mecachis, tenía usted que haberse comprado la otra!!”.

Entonces empiezas a leer el manual; y la primera página te explica cómo ponerle las pilas al mando, y dices; “¡¡eso ya me lo sé!!”, y te la saltas. Pasas la página, y te explican como encender la tele, y dices; “¡¡eso ya me lo sé!!”, y también te la saltas. Pasas la página, y te explican como cambiar de canal, y dices; “¡¡me lo sé todo!!”. Y vas pasando las páginas rápidamente, hasta que lees; “Sintonización 9- link, flicker VCR, AV2”, y dices; “¡¡A ver si me he pasado a otro idioma!!”, y entonces retrocedes y llegas a la sección donde te explican; como subir el volumen a través del VCR, y te preguntas; ¿Qué es el VCR?, vas para atrás, y llegas donde te pone; “¡¡Enhorabuena, se ha comprado usted, una Panasonic!!”.

Y luego, sea el aparato que sea, empiezas de cero, poco a poco, pero sin leer. Fijándote en los dibujitos. El problema es, que los dibujitos sólo te explican las cosas más obvias. Por eso, viene con dibujitos. Son las cosas que, a lo mejor no sabe alguien, que no sepa leer. Como por ejemplo: "Para conservar la calidad de sus cintas, no las tire al fuego", y te dibujan una cinta de vídeo triste, porque la han tirado al fuego.
"Si las pilas sueltan un liquidillo viscoso y amarillento, no lo ingiera", y se ve, a un señor tragándose las pilas, tachado.

Yo creo que, todo eso lo hacen para que, se pueda entender aquí, y en Pequín.

Otra cosa curiosísima de los manuales de instrucciones, son las últimas páginas. Las de posibles averías. Es el triunfo de la evidencia; "Si el taladro no funciona, comprobar que no estaba enchufado". Y luego, cogemos el manual de instrucciones, y lo metemos en una carpeta, o en un cajón, donde están todos los manuales de instrucciones de todo lo de la casa. El de la tele, el de la batidora, el del microondas.... el de la lavadora, que no sé porqué, pero ése viene en una bolsita. Yo creo, que debe de ser, para que, no se moje, por si acaso, cuando viene en la caja, la lavadora se enciende, y se pone a lavar sola.

¿Y para qué los guardamos?, ¿por si un día se nos olvida como funciona?, pues no, es para que, si dentro de millones de años, se extinguiera nuestra civilización, los arqueólogos pudieran traducir nuestros periódicos, y las noticias de hoy día, con el manual de instrucciones de una lavadora.

lunes, 13 de julio de 2009

EL ARMARITO DE DEBAJO DEL FREGADERO


Existen unos seres hartos e interesantes, y muy curiosos, y son; los productos de limpieza para el hogar.

Para empezar, lo más curioso de los productos de limpieza, es su hábitat. Es muy curioso, porque, en todos los hogares de España, los productos de limpieza, se guardan siempre, en el armarito de debajo del fregadero. Ahí, al lado de la basura, que no tiene sentido, son términos contradictorios.
Lo malo, el problema, es que si quieres colgar unos guantes de fregar, los tienes que poner en la cañería del fregadero de la tubería, que se quedan los pobres cabeza abajo, o sea, como si fueran murciélagos.

Yo me imagino a los productos de limpieza, que debe ser horrible, vivir con el cubo de la basura.

Una cosa muy curiosa, es que, el sentido del olfato de los productos de limpieza es muy raro. Ponen; "Ajax Pino", vale....... pero, ¿y el amoniaco perfumado?,¿perfumado de qué?. No, pero en cambio, lo que sí huele bien es el “Crista Sol”. ¡¡Ese olor embriagador, olor a frescor reconfortante!!.

Otro producto peligroso es; la lejía.
Aquí vamos a hacer una pausa breve. La lejía, vamos a ver, ¿qué está pasando, con los anuncios de lejía?. Una lejía que viene del futuro.
Yo no me lo creo. Aparece una chica, con unas mayas de licra azules, y un peinado teñida a la última, y dice:

- ¡¡Hola, vengo del futuro!!, o sea, te cuento, hemos inventado la máquina del tiempo, podríamos utilizarla para; ayudar catástrofes, quitar el hambre en el mundo, pero el tema aquí en cuestión que te vamos a comentar es; que tenemos lejía.

O una de dos, o esa chica es tonta, o en el año 3000, la cosa del paro está muy mal.

- ¡¡Hola, vengo del futuro, y os traigo una sorpresa!!

Y tu piensas, pues traerá el secreto de la eterna juventud, o la solución para el SIDA, pues no; ¡¡¡¡¡¡LEJÍA!!!!!!.

Pero lo más increíble es, que en el armarito de debajo del fregadero, allí, donde se coloca el cubo de la basura, y donde convive con los productos de limpieza, allí cabe de todo, como por ejemplo; El tenn, el tenn con bioalcohol, ¿qué es el bioalcohol?, bueno.... a mí me da igual, porque debajo pone; sin fosfato, que tampoco sé lo que es.
Pues una cosa por la otra, con bioalcohol, y sin fosfato, me da igual.

Otra cosa que no tiene bioalcohol, ni fosfato, pero que tiene vasito es; el detergente.
El detergente en polvo, eso tiene vasito, tiene vasito porque está muy bien, porque es como una sorpresa, lo abres, y está el vasito allí como las sorpresas de los cereales, y es curioso, el vasito se pierde siempre, entonces pones una taza, y la taza no se pierde nunca, es un misterio, un enigma.
Yo creo que, es que no está preparado para andar por ahí, por un detergente tan grande. El vasito es de plástico, como de cumpleaños, y lo ves ahí semienterrado en el detergente, como si fueran los restos de un templo egipcio, en un desierto de detergente.
Pero eso da igual, porque sólo hay una cosa que importa de todo, y es, que todos los productos de limpieza, viven en paz y en armonía, en ese paraíso de la higiene y la basura, que es, el armarito de debajo del fregadero.

viernes, 10 de julio de 2009

LAS BIBLIOTECAS


¡Ah, las bibliotecas!, ¡sagrado templo del saber! ... Qué bien, ¿no?.
Me pregunto, si quien dijo eso, había pisado una biblioteca de verdad, en su vida.

Cuando tú llegas allí, lo primero que ves son, unos flamantes y supersónicos ordenadores, que te dicen, si el libro que quieres, está allí. Todo facilidades... pero en realidad, así empieza el misterio.
Busques el libro que busques, estará cogido. Aunque sea “Cómo criar caimanes en un barreño”, alguien se lo habrá llevado, una hora antes que tú. Y tú, que lo buscabas por obligación, te preguntas, ¿a quién más le puede interesar, algo así?.

Juegas por un momento, con la idea de si tendrás un malvado hermano gemelo, que destruye tus planes, como en los culebrones.
Pero como los libros, que mandan los profesores, nunca vienen solos, te dedicas al siguiente. De este sí. Hay como media edición disponible, para tí solito, según el ordenador.

martes, 7 de julio de 2009

LOS ASTRONAUTAS


Si el universo se expande, el metro cuadrado se abarata. ¿Por qué entonces, los pisos están tan caros?.

Todo el mundo, ha soñado alguna vez, con ser astronauta, y si no es así, es que sufre de insomnio. Y hoy, quiero que la humanidad (a la que me dirijo desde este blog universal) asuma por qué, queremos ser astronautas realmente.

Nos mola el uniforme.

El uniforme de astronauta es guay, y además útil, (por muy paradójica, que pueda parecer la relación, entre estos dos conceptos en la actualidad). Tú, por ejemplo, estás en una nave espacial, a miles de kilómetros del planeta Tierra, hablando con el astronauta de al lado, y éste, estornuda. No hay gravedad. Miles de babas y mucosidades bucales, vuelan por toda la nave. ¡Pero, ah!, amigo. ¡Tú tienes una pecera, en la cabeza!. Por eso, nunca veréis a un astronauta constipado.

Otra cosa, que nos gusta de los astronautas, es que si vas al espacio, siempre es por la noche. ¿Alguien ha visto el universo de día?. ¡Nadie!.

¿Han visto las pruebas, que hay que hacer para ir al espacio?. "Qué duras", pensarán algunos. ¡No!. ¡No penséis mientras me estéis leyendo, de lo contrario esto podría, no ser gracioso! ¿Duras?. Hay gente, que paga para montarse en atracciones de la feria que son iguales, o peores.

En fin, que el astronauta está sobrevalorado.

Recuerden esto: si un astronauta español, es Duque, ¿cómo no vamos a poder el pueblo llano?.

sábado, 4 de julio de 2009

MOMENTOS ESTÚPIDOS


Hoy voy a hablar de; esos deliciosos momentos en los que, nos sentimos estúpidos.
Momentos esos, en los que dices; “¡¡Es que yo, soy imbécil!!”.

Por ejemplo; cuando compras una cosa, y al día siguiente la ves en otra tienda, más barata. Claro, que dices; “¡¡Yo es que soy tonto!!”, porque, ¿para qué sigues mirando?, vamos a ver, ¡¡ya está!!, te has comprado una cámara digital, la has pagado, ¡¡ya está!!, ¡¡se acabó tu relación con el mundo de las tiendas de cámaras digitales, para siempre!!, ¡¡no hurgues, no hurgues ahí!!, ¡¡que nos es la única cámara que han vendido, hay más, hay de más precio!!.

Ya desde pequeñitos, nos ocurren momentos estúpidos, por ejemplo; te apuntan a un colegio, y es cuando crees que vas a dejar de ser estúpido, pero no.
Porque todos hemos vivido, ese momento en el que, un día, el despertador te suena una hora antes, desayunas normal, te vistes normal, pero sales a la calle, y todo está como raro, es como más de noche de lo normal, todo está como más cerrado, ¿y qué haces?. Son momentos estúpidos.

Otro momento en el que te sientes idiota es; cuando hay que arreglarse mucho, y vestirse, por ejemplo, para asistir a una fiesta, una boda, o un acto elegante, o una entrega de premios. Y acabas de vestirte una hora antes de lo previsto, y tienes que esperar todo ese tiempo, ¿pero cómo lo esperas?, paseas por casa, pero no puedes hacer nada, no te puedes sentar, porque se arruga el traje, no puedes comer patatas fritas, porque se te llena todo de migajas. Se te va todo el tiempo en pasear por casa, hasta que llegue la hora.

Pero hay un momento, que te marca la vida, que es ya, cumbre en momentos estúpidos de sentirse idiota, que hay un antes, y un después de ese momento, y es; cuando intentas dar de alta una línea ADSL, por teléfono.
Para empezar, te buscan ellos, tú no los buscas, te buscan ellos, te llaman todos los días.

- “¡¡Hola, buenos días, ¿desea usted darse de alta en la línea ADSL?”, “¡¡Hola es usted titular de la línea, ¿desea darse de alta en la línea ADSL?.

A todas horas, a todas horas; “¿desea usted conectarse a Internet, y poder hablar por teléfono a la vez?”.

Y dices; “¡¡Síiiiiiiiiii!!, ¡¡por favor!!, ¡¡denme de alta!!”.

Pero, yo lo que creo es; que lo que quieren que hagamos es; “dense usted de alta, nosotros dejaremos de llamarle, y usted podrá utilizar su teléfono, como antes”.

Te envían un módem, y no funciona, entonces llamas, o sea, se giran las tornas, y el que tiene que llamar eres tú, a ellos. Lo que pasa es, que ellos no te atienden en persona, te atiende un robot, tú los llamas, y te coge el teléfono un robot;

- “¡¡Este es un servicio de atención de Wanapel, si desea usted conocer las opciones del ciberespacio, pulse 1, si desea tener conexión regular, pulse 2, y si desea saber cómo se instala su módem, pulse 3!!”.

Que dan ganas de decir, vamos a ver robot, vamos a ver, ¿tú que crees que quiero?. Claro, porque pulsas 3, y te sale una vocecita que dice:

- “¡¡En este momento, todos nuestros operadores, están ocupados!!”, “¡¡llame usted en otro momento!!”.

Vamos a ver, si en todo momento, están todos los operadores ocupados, eso no les hace pensar, que a lo mejor el aparato, no funciona.

Por eso, yo creo, que nos pasan todos esos momentos idiotas, para que los normales, una vez en la vida, nos sintamos como, la gente inteligente.