viernes, 31 de diciembre de 2010

EL NÚMERO 100


El número cien. Un número bonito. Bonito y redondo. A todo el mundo le gustan las cosas bonitas y redondas, porque... molan.

El cien es un número de que por sí, es especial a nivel matemático, porque ha generado su propio símbolo, ése que es, dos pelotitas separadas por un palito en diagonal %, que yo no sé exactamente en qué se inspiraron para dibujar el símbolo.

Y a su vez, ha generado también su propia operación aritmética; el tanto por ciento. Muy pocos números han sido elegidos para cumplir requisitos especiales, y marcar un antes y un después en las matemáticas. Tenemos por ejemplo el 3´14 que se le ha llamado el número pí, ¿por qué?, no lo sé, tampoco soy matemático yo.

Incluso para que veáis lo mucho que sé de matemáticas, sin ser matemático, también está el número 2´71 conocido como el número e. Pero este número no mola tanto, porque es un número que nunca atiende a razones. Siempre ha sido un número un poco, irracional.

Cien es un número bonito, por algo que ya no existe, pero que molaba un montón; las pesetas. Concretamente 100 pesetas. Esa monedaca de color dorado, sólo superada en tamaño, por la mítica moneda de 500, que la podías tirar a alguien, y tranquilamente matarlo. Que molaba un montón porque, esta moneda, y esta cantidad económica dio pie, a unos de los comercios más máximos y más geniales de la historia del comercio; las tiendas de todo a 100.

Que también hay que meter un apunte aquí. Y es que, por alguna extraña razón, la moneda de 100 pesetas, también se le llamaba veinte duros, que es una cosa que nunca entendí, ¡¡que manera más tonta de complicarnos la vida!!. Aclaración para los más jóvenes; un duro, eran cinco pesetas, con lo cual, volviendo a las mates, veinte por cinco, es igual a cien. Cien pesetas eran veinte duros, que yo sigo sin entender porqué se hacía esto.

Una vez alguien me dijo:

- ¡¡Es que así, abrevias la palabra!!

- ¡¡Mentira!!, ¡¡Cien pesetas, tiene once letras, y veinte duros tiene exactamente las mismas, y encima hay que multiplicar!!

Lo curioso es que, con la llegada del euro y el redondeo, las tiendas de todo a 100, pasaron a ser; todo a 1 euro, que no me digáis que no, que eso suena muy feo.

Cien son las patas que tiene un cien pies. Cien fueron los años de soledad escritos por Gabriel García Márquez. Cien es el 57% de la palabra ciencia, pero sólo el 44% de su madre, que todos sabemos que es, la paciencia.

jueves, 30 de diciembre de 2010

LOS SIGNOS ORTOGRÁFICOS


Hay algo que me extraña profundamente, y me llama poderosamente la atención…
Que sólo hay dos tipos de signos ortográficos de entonación: la interrogación y la exclamación. ¡¡Sólo dos!!.

Es como si los seres humanos sólo pudiéramos estar crispados o desconcertados. Y no sólo es que sean pocos, es que además están en peligro de extinción.

Corría la primera década de este siglo, los 00´s, años impactantes en los que los coches de los anuncios se convertían en robots a la primera de cambio. En aquellos días las nuevas generaciones, descontentas porque los signos ortográficos de entonación no eran suficientes para expresar todo lo que sentían, daban un golpe de Estado en Internet e inventaban los emoticonos.
En Internet se suele vejar a la ortografía, a la hora de escribir un email por ejemplo. A la gente se le va la mano con las exclamaciones:

Hola!!!!!!!!!!!!!

Eso, en la vida real, equivaldría a gritarlo por un megáfono, o saludar con una bocina de barco.

Y cuando se felicita por un cumpleaños, se ponen signos de exclamación, hasta que se acaba la línea:

Felicidades!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Hay quien pone tantos signos, como años cumple la persona, como si fueran las velas de la tarta.

Los teléfonos móviles también tienen su propio universo ortográfico: el lenguaje SMS. Gracias a los móviles se puede escribir Romeo y Julieta en dos SMS y medio.

Rmeo s lio cn Julieta, tía ke mal ryo xq a sus viejs no ls mola nda. Qnd ub bronk s echarn a Rmeo de Brna y ls viejs d Julieta l liarn cn otro, te aqrds? K cbrns! Ps ella, xa ktars l marrn, s pilló uns pastis para fngir s muert, ta lk. Clro, Rmeo cdo vio l crpo l dio bjon y bb bneno, lo nrmal. Dps Julieta s dspirta, b a Rmeo mrto y la tia s clavó l nabj. S montó poyo aunq al final ay buen ryo cn ls viejs. Qdms y t qnto!

Menos mal que los padres de Romeo y de Julieta no tenían móviles.

martes, 28 de diciembre de 2010

LAS BROMAS


Hoy quería hablar de los grandes responsables del humor, la jacaranda, la risa, la chanza, y, la algarabía de nuestro país; las bromas.

Pero no las bromas, sino las bromas pesadas. A mí siempre me ha gustado la expresión; “gastar una broma”, ¿qué significa gastar una broma?, ¿hay alguien que lleva la cuenta?, o sea, alguien dice;

- ¡¡Ha gastado usted, ya tres bromas, le quedan seis!!, ¡¡está usted en reserva, debería de rellenar ya su depósito de bromas!!.

Porque claro, por ejemplo, las bombas fétidas.

Las bombas fétidas, es una broma que está mal pensada, porque, el que la tira, si quiere ver el resultado de su broma, tiene que quedarse a olerla.
Pero el bromista profesional, eso le da igual, porque está enganchado.

Pero lo más gracioso, es que, las bombas fétidas te vienen con advertencias; “ADVERTENCIA; NO INGERIR”, porque es lógico, es que te apetezca tragártela.
Ya que, todo el mundo sabe de antemano, que el olor abre el apetito.

Lo que nadie sabe, es que, detrás de una bomba fétida, hay un químico, o sea, un señor con bata blanca, que ha estudiado una carrera de ¡¡seis años!!, y que dijo:

- “Algunos de mis amigos, se van a dedicar a estudiar la vacuna del SIDA”, “otros, se van a encargar de encontrar un remedio contra el cáncer”..... “yo no, yo no, yo voy a dedicar toda mi vida, a buscar una nueva fórmula, para que las bombas fétidas huelan peor”.

Yo quiero preguntar algo; ¿las bombas fétidas caducan?, ¿qué pasa si una bomba fétida se pudre?, ¿se convierte en un perfume?, ¿pasa a oler bien?.
Porque esto es muy curioso, porque las bombas fétidas, no, las bromas en general, no tienen fecha de caducidad, por ejemplo, tu gastas una broma, y te dicen;

- Usted le quedan noventa y nueve bromas, ya sabe, quien te da más, por tu dinero en un banco. Tu broma, mi broma, y cada día la de más gente. Gástela a plazos, y sin intereses. Para gastar bromas, no necesita nada. Haga uso de ellas, siempre que lo desee, ya sabe.

En definitiva, las bromas, por mucho que las gastes, nunca se acaban.

lunes, 20 de diciembre de 2010

LAS CAJAS DE BOMBONES


Yo quiero hablar acerca de algo que todos sabemos que existe, pero que nadie conoce lo suficiente: las cajas de bombones.

Sabemos que existen, las hemos visto… pero, ¿cuántas llegamos a abrir?. Son como el cuerpo humano: sólo las abrimos si es estrictamente necesario.

No las abrimos, porque son un regalo. Ni aunque nuestros hijos estuvieran aullando de hambre.
- Cariño, ya no queda carne de perro en la nevera, y los niños pasan más tiempo desmayados que conscientes… ¿no crees que ha llegado la hora abrir la caja de bombones?, ¿qué le vas a decir?, ¿que sí?, ¿y si mañana tuvieras que hacer un regalo…?.

Son un regalo reciclable. Según nos llega la escondemos en un armario… además no es necesario abrirla, hemos desarrollado el oído a tales niveles que simplemente con agitarla ya decimos, ¡¡bombones!!, al armario; Y allí se quedan hasta que seamos nosotros, los que tenemos que hacer un regalo.

Las cajas de bombones ni se crean ni se destruyen, se reciclan.

Cuando nos la dan, fingimos mucha ilusión. Como si se tratara de algo que nos hace falta, como unos guantes, una caja de herramientas… un marcapasos.

Bombones… ¿quién te lo ha dicho?,… menos mal que me la regalas, porque tenía pensado comprármela yo. Pero mientras, ya estás diciendo: “esta se la coloco a mi hermana, por su cumpleaños”.

Las cosas cambian si el regalador está presente. En ese caso estás atrapado, y hay que abrir la caja

El ritual es: Lo primero es quitarle el papel con todo el cuidado del mundo. Me tengo que comer los bombones por narices, pero al menos el papel lo regalo.

Somos novatos en lo de comer bombones, nos los comemos con miedo. No en plan: ¡¡hala, pa dentro!!, No, no. Le damos un mordisquito… analizamos su sección. No sabemos con qué nos vamos a encontrar. Es como la ruleta rusa. Todos los bombones son aparentemente iguales, y tanto te puede tocar el delicioso praliné, como la temida naranja amarga confitada.

Pero si ustedes son pobres, como yo, lo más parecido a una caja de bombones que van a ver en sus vidas es, la caja de Surtido Cuétara. La caja de galletas surtidas, es como la caja de bombones de las clases proletarias.

Y la curiosidad es que, en las galletas surtidas, lo primero que desaparece, son ésas que están envueltas en papelillo de color. Todo lo contrario que en las cajas de bombones.
¡¡Ahh…, deliciosas, chocolateadas y abarquilladas galletas!!. ¿Cómo pueden estar en la misma caja, una galleta de arena?… La han visto, ¿verdad? Una galleta que si la miras, parece arena. Luego la coges y dices: parece arena, la muerdes y dices, ¡¡esto es arena!!.

Cumplen las mismas funciones, se regalan, se llevan a meriendas… y sólo se sacan en ocasiones especiales. Por muy mal que vayan las cosas:

- Cariño, los niños han empezado a comerse a su hermanos muertos. No crees que deberíamos
¿Qué le vas a decir? ¿Qué sí? ¿Y si mañana tuvieras visita?

La visita se va, y los niños sólo tienen acceso a las galletas de arena, o a las de cerámica… Pero en su mente, hay una meta muy clara: el piso de abajo. Sí, todos sabemos que hay unas normas: no se pasa al piso de abajo, hasta que no haya desaparecido la última galleta de arena.

Pero los niños tienen sus propias consignas: Muerte a las galletas de arena, el barquillo para el que lo trabaja.

El hombre tiene esa extraña manía de sacar lo bueno, sólo para las visitas. La Coca-cola, la vajilla buena, las galletas danesas, los cacahuetes bañados con miel y ligeramente salados. ¿No es un poco absurdo?.

No lo entiendo, de verdad.

sábado, 18 de diciembre de 2010

EL TRIÁNGULO


El triángulo es el más intrigante y enigmático de todos los instrumentos musicales. Sabéis cuál digo, ¿verdad?. Este que tiene forma como de… triángulo.

Se compone de dos partes: palito y triángulo. Yo me pregunto, ¿en una orquesta, cobra lo mismo el que toca el violoncelo, que el que toca el triángulo?. Su trabajo lo podía hacer el director, que ya tiene palito.

El del violoncelo tiene que estar todo el concierto pendiente, pero el del triángulo, sólo dos veces en todo el concierto, ¡¡plin!!, ¡¡plin!!, ¡¡eso es una tensión!!.

- ¡¡El concierto muy bien, si no fuera por el triángulo!!

- ¡¡Yo creo que estaba desafinado!!

Y aquí se genera una gran duda: ¿cómo se afina un triángulo?. ¿Con un transportador de ángulos?.

lunes, 6 de diciembre de 2010

LOS FASCÍCULOS


Cualquiera monta hoy un quiosco de prensa, y digo cualquiera, no por los problemas de permisos de licencia que eso supone, sino por el terreno y el espacio que hace falta, ya que antiguamente con una casetilla de dos por dos, se tenía bastante para poner los tres periódicos, y las dos revistillas que había.

Hoy día por ejemplo, si quieres montar un quiosco, te hace falta un edificio como el Corte Inglés de grande por lo menos, porque con tanto periódico, tanta revista de todo tipo, y sobre todo, tanto coleccionable por fascículo, los quiosqueros se tienen que volver majareta.

Y lo malo no es la revista coleccionable en cien entregas, lo malo es el cartón que traen, que en algunas ocasiones son más grandes que el techo del quiosco. Pero claro, el pobre quiosquero no va a poner estos cartones en el techo, para que nadie le compre ese fascículo nuevo número uno, del que tanta gana tiene de deshacerse.

Y si solamente fuesen dos o tres las colecciones que salen cuando llegan los meses de Septiembre y Octubre, todavía tendría un pase, pero son tan numerosas, que es imposible abarcar tanto producto. Por eso decía antes, que hoy día, ni en el Corte Inglés cabrían tantas revistas.

En la rama de la música, no sólo puedes tener el mejor Jazz por fascículos, sino que puedes conseguir el mejor Soul, la historia del Rock, los clásicos más populares, el mejor Flamenco, y hasta la vida del Camarón de la Isla. Además por supuesto, de que puedes aprender a bailar las sevillanas en una semana, un mambo en otra, y un chachachá en un plis plas.

Para los amantes de la guerra y de las pistolitas, te puedes comprar los soldaditos de plomo de los diferentes ejércitos del mundo. Que un soldado por semana, como tengas que juntar un batallón, te puedes llevar veintisiete años comprando fascículos.

Te puedes pillar el de las armas más famosas, te puedes montar un avión, que te lo dan por piezas, o te puedes comprar de una en una, las medallas que se ponían Hitler y Napoleón. Te puedes montar un barco de tablita a tablita, te puedes montar un robot, tornillito a tornillito, o te puedes montar el escenario de la batalla de Waterloo, piedrecita a piedrecita.

Además de que puedes tener, la revista coleccionable de los mejores libros de acción, de todas las novelas de Ágatha Christie, o de Alfred Hitchcok, o de los mejores libros de terror, de ciencia ficción o de poesía.

Eso sí, todo esto en el plazo de un año, porque en Septiembre del que viene, no sólo saldrán nuevos coleccionables, sino que se reeditarán todos estos que ya he mencionado.

Como las mejores recetas del Arguiñano, los mejores postres caseros para principiantes en el repostería, y la cocina de España contada por los mejores cocineros, región a región. Los cocteles más atrevidos, y la historia de los vinos del país. Además de que semana a semana se pueden comprar también los fascículos, en los que puedes aprender a hacer puntos de cruz, bordar, como nuestras abuelas, a programar un ordenador o a hacerte tu propia ropa.

Si a todo esto le sumamos, que existen una colección de cromos, de perfumes, de coches en miniatura, de camiones a escala, además de las colecciones de piedras preciosas, de hierbas medicinales... ¡¡Son más de cincuenta los cartones de las revistas!!, y son los que tienen que exponer los pobres quiosqueros, de los cuales, tendrán que colocar por lo menos, tres de cada uno.

Y todo esto…. ¡¡para nada!!. Porque yo no conozco a nadie, que haya terminado una colección de estas.

Así que, dentro de poco podremos aprender a comernos las uñas, por fascículos.

sábado, 20 de noviembre de 2010

LA MODA


Llevo mucho tiempo pensando, dándole vueltas a un tema, y es que, no soy nadie, todo el mundo pasa de mí, a nadie le importa lo que pienso, mi opinión es igual que la de los padres cuando eres adolescente, y estoy frustrado.

Quiero tener poder, quiero que la gente haga lo que yo diga, sin rechistar, y que me obedezcan, que lo que yo diga "vaya a misa", y ya sé cómo voy a conseguirlo. ¡¡Preparaos, oh gente de España, porque…. Voy a convertirme en diseñador de moda!!.

Porque un diseñador de moda, es algo así como un hipnotizador disimulado. Ellos por ejemplo dicen; “¡¡Esta temporada se va a llevar el marrón!!”. ¿El marrón?, ¡¡que es el color más feo del mundo!!. Y al cabo de la semana ves a toda la gente vestida de color mierda por la calle. ¡¡Eso sí que es poder!!.

Aunque también es curiosa la manera en como hablan los diseñadores. Porque ellos dicen; “¡¡Este otoño se llevará tono pastel, con cuello tipo palabra de honor, y pantalones de pitillo!!”. Que esto traducido significa; todo el mundo vestirá supermoña, con camisetas sin cuellos, con pantalones apretados, y todo con un bonito color rosa.

Pero lo más curioso no es ya su vocabulario, lo más es curioso es que dicen; “¡¡se llevará… se va a llevar…!!”. Pero esto en realidad sólo significa; “¡¡Yo, que soy el puto amo del universo, ordeno que se lleve, o en su defecto, he decidido que quiero que todos, pobres desgraciados, os vistáis como yo exijo!!”.

Y lo peor de todo, es que funciona. Porque a la gente le gusta mucho ir a la moda. Porque si no eres cool, ni chic, ni guay, ni todas esas estúpidas palabras que siempre son de cuatro letras, que nadie sabe muy bien, qué significan, pero todos las decimos, pues no molas, y no vas a la moda.

Pero, ¿qué es la moda en sí?, ¿cuál es el misterio que oculta este extraño concepto?, ¿por qué moda vuelven a ser cuatro letras?. Sí, me he emparanoiado con las cuatro letras, lo sé. Pero es que, no soy capaz de explicar lo que es la moda en sí.

A grandes rasgos, se podría considerar la moda, como el borreguismo generalizado del que todos somos víctimas. Porque es lo que somos en realidad, borregos, que nos dicen; “¡¡Ahora se llevan pantalones de campana!!”. Y todos, ¡¡eh!!, todos con pantalones de campana.

domingo, 7 de noviembre de 2010

LA CREACIÓN


Y Dios pobló la tierra con espinacas, coliflores, brócolis
y todo tipo de vegetales, para que el Hombre y la Mujer
pudieran alimentarse, y llevar una vida sana.

Y Satanás creó McDonald's,
y McDonald's creó el Big Mac.

Y Satanás dijo al Hombre:
- ¿Lo quieres con patatas y Coca Cola?.

Y el Hombre dijo:
- ¡¡Sí!!, ¡¡y en tamaño grande!!.

Y el Hombre engordó.

Y Dios dijo:
- "Haya yogurt para que la Mujer, conserve la silueta
que he creado, con la costilla del Hombre".

Y Satanás creó el chocolate.

Y la Mujer dijo:
- ¡¡Con almendras!!.

Y la Mujer engordó.

Y Dios creó las ensaladas y el aceite de oliva.
Y vio que estaba bien.

Y Satanás hizo el helado.

Y la Mujer dijo:
- ¡¡De nata y fresa!!.

Y la Mujer engordó.

Y Dios dijo:
- "Mirad que les he dado frutas en abundancia,
que les servirán de alimento".

Y Satanás inventó los huevos con chorizo.

Y el Hombre dijo:
- ¡¡Y con Panceta!!.

Y el Hombre engordó, y su colesterol malo se fue por las nubes.

Y creó Dios las zapatillas deportivas,
y el Hombre decidió correr, para perder los kilos de más.

Y Satanás concibió la televisión por satélite,
y agregó el mando a distancia,
para que el Hombre no tuviese que cambiar de canal,
con el sudor de su frente.

Y el Hombre dijo:
- ¡¡Y quiero una cervecita!!.

Y el Hombre aumentó de peso.

Y Satanás dijo a la Mujer:
- "Son apetecibles a la vista del Hombre, unos aperitivos".

Y la Mujer le acercó al Hombre; patatitas fritas, pipas saladas,
cortezas, más chorizo y otra cerveza.

Y el Hombre, aferrado al mando a distancia,
comió los aperitivos,
que eran abundantes en colesterol.

Y vio Satanás que estaba bien.

Y el Hombre llegó a tener las coronarias obstruidas.

Y dijo Dios:
- "No es bueno que el Hombre tenga un infarto".

Y, entonces, creó el cateterismo, la cirugía cardio-vascular,
y las unidades coronarias.

Y Satanás creó... LA SEGURIDAD SOCIAL.

domingo, 31 de octubre de 2010

EN UN FUTURO NO MUY LEJANO


Equis camina. Sigue caminando, se topa con Zeta.

Equis dice: - ¡¡Hola!!, y Zeta contesta: - ¿Cómo te va?.

Equis dice: - ¡¡Más o menos!!. ¡¡Tengo problemas!!.

Zeta pregunta: - ¿Puedo ayudarte en algo?.

Equis dice: - ¡¡Sí!!, ¿me cambias de cabeza?.

Zeta contesta. - ¡¡Sí!!.

Ambos se quitan la cabeza. Mutua entrega de cabezas. Equis se coloca la cabeza que antes era de Zeta y viceversa.

Equis dice: - Bueno, ¡¡gracias!!.

Zeta contesta: - ¡¡De nada!!.

Equis sigue su camino y se topa con Uvedoble.

Uvedoble exclama: - ¡¡Carlos!!.

Equis contesta: - ¡¡Andrés!!. ¿cuánto tiempo?.

Uvedoble dice: - ¿Cuánto tiempo de qué?.

Equis dice: - ¡¡No sé!!.

Uvedoble pregunta: - ¿No me cambias la cabeza?.

Equis contesta: - ¡¡No gracias!!, ¡¡la tengo recién cambiada!!.

Uvedoble pregunta: - ¿Por qué lo hiciste?.

Equis contesta: - ¡¡Esta cabeza me gusta más!!.

Uvedoble dice: - ¡¡Pero si la tienes puesta, no te la puedes ver, así no puedes disfrutarla!!.

Equis pregunta: ¿Y qué sugieres?.

Uvedoble contesta: - ¡¡Que me la cambies por la mía!!, ¡¡Así vas a poder contemplar libremente tu cabeza, con todos sus atributos!!.

Equis se quita la cabeza diciendo: - ¡¡De acuerdo!!.

Mutua entrega de cabezas. Colocación de las mismas.

Uvedoble dice: - ¡¡Bueno, adiós Andrés, fue un placer verte!!.

Equis contesta: - ¡¡Estás en un error!!, ¡¡yo soy Carlos, Andrés eres tú!!.

Uvedoble dice: - ¡¡Eso era antes, ahora es al revés!!.

Equis dice: - ¡¡De ningún modo!!, ¡¡No por darte mi cabeza, voy a cederte mi identidad!!, ¡¡yo por lo menos razono!!.

Uvedoble contesta: - ¡¡Es lógico, ya que tengo puesta tu estúpida cabeza!!.

Equis dice: - ¡¡Ese insulto no me inmuta, porque esa cabeza no es la mía original, se la cambié a uno, y….!!.

Uvedoble exclama: - ¿Entonces tú no eres Carlos?.

Equis contesta: - ¡¡Claro que no!!, ¡¡Soy Andrés!!.

Uvedoble replica: - ¡¡Yo me refiero a quien eras antes de cambiarte la cabeza!!.

Equis contesta: - ¡¡Eso no lo recuerdo!!, ¡¡mi memoria se quedó en la otra cabeza!!.

Uvedoble dice: - ¿Me devuelves mi cabeza?, ¡¡que estoy incómodo así!!.

Equis se quita la cabeza diciendo: - ¡¡Sí, toma!!, ¡¡Yo ya no quiero cabezas!!.

Equis sin cabeza sigue hablando y dice: - ¡¡Puedes usar las dos!!.

Uvedoble se queda con las dos cabezas puestas y dice: - ¡¡Gracias!!, mientras se va.

Equis también se va caminando, y con el estómago va pensando: - ¡¡Da igual!!, ¡¡soy ventrílocuo!!.

jueves, 28 de octubre de 2010

EL CIRCO


¡¡¡¡¡¡Damas y caballeros, niños y niñas, ha llegado el circo!!!!!. ¡¡¡¡¡¡Bienvenidos al espectáculo más espectacular del mundo!!!!!!. ¡¡¡¡¡En el que la magia y la fantasía se vuelven realidad!!!!!!, ¡¡¡¡¡adelante!!!!, ¿están dispuestos a pasar un buen rato?, ¡¡¡¡pasen y vean!!!!.

El circo en sí, no está tan mal, tiene sus cosillas, pero bueno, como todo.

Lo primero que me choca del circo, es que, de cada cosa que hacen sus participantes, han desarrollado una profesión. Como los trapecistas.



Que aunque es una cosa bastante seria y peligrosa, suena a guasa:

- ¿Tú a qué te dedicas?

- Yo soy abogado, ¿y tú?

- Yo soy médico, ¿y tú?

- Yo soy trapecista

No suena muy prestigioso, no es para que una madre esté orgullosa. Lo bueno de los trapecistas es, que son los únicos que han conseguido que las matemáticas, parezcan divertidas. Porque cuando estudias geometría, hay muchos polígonos. Está el cuadrado, está el triángulo, está el rombo, y….. el trapecio. Y mola que haya gente que coja estos nombres, pero… hay que darle un sentido.

O sea, tú llamas “cuadrado”, a un tío que se machaca en el gimnasio, y que tiene una espalda dos por dos, vale. Si tú cojes, no uno, sino dos rombos, y los pones en una esquina de la tele, haces que la programación tenga un poco más de chicha. Pero… si tú coges dos cuerdas atadas a un palo, y las cuelgas del techo, no le llames trapecio. Porque eso confunde. Además que, eso en vez de trapecio, lo tenían que haber llamado; columpio de loros, y hubiera sido más exacto.

Luego están los malabaristas.



Que son gente, cuyos instrumentos de trabajo son; pelotitas, platos, discos, vamos…. lo mismo que utiliza mi perro para jugar. Y luego hay algunos malabaristas que para intentar que su curro mole más, les prende fuego a los palos, y hay que reconocer que el resultado es muy espectacular.

Pero para gente que le gusta jugar con fuego, están los faquires.



Los faquires son gente que no siente dolor, o lo disimulan muy bien. Que por ejemplo cogen, y se tumban en una cama hecha con clavos, que yo me pregunto; ¿estos no habrán visto nunca el anuncio de colchones de LoMonaco?. O sea, aquí el que sufre es porque quiere o porque es pobre.

Pero los faquires también se dedican a tragarse espadas, que de verdad me gustaría saber cómo lo hacen, no por hacerlo yo, que en principio ya como bastantes lentejas en casa, y no voy falto de hierro, pero sería curioso. Aunque lo que más me flipa de los faquires es, cuando apagan antorchas con la boca, o sea, es como los dragones pero al revés, en vez de escupir fuego, se lo comen. Pero para esto, hay que ser abstemio, porque si eres de los que beben más que los peces en el río, una vez te metas la antorcha en la boca, puedes convertirte en un lanzallamas, y tirarte tres días ardiendo.

Otro muy curioso son los domadores de fieras, que mucho mérito tampoco tienen. O sea, yo cojo un látigo o un palo y a base de latigazos, los animales también me hacen caso a mí.



Yo no estoy a favor de los circos con los animales. Especialmente porque son los que dan pie a las exageraciones en los carteles. Un circo llega a tu ciudad, y te la empapelan de arriba abajo con carteles, que lo ves de lejos, y piensas; ¿qué pasa?, ¿ya son las elecciones? ¿o qué es esto?. ¡¡Pero no!!, es el circo, que acaba de llegar.

Y en los carteles por ejemplo, te sale; un tiburón blanco, luchando contra un rinoceronte africano, que al mismo tiempo, está atacando a tres tigres albinos a la vez, todo esto dibujado. Luego vas al circo, y te sacan un pez muy grande de colores, luchando a muerte con un gato un poco gordo. No os fiéis de los carteles, ni os fiéis tampoco de los circos, porque aparte de los carteles, se parece mucho a la política, ¿por qué?, pues porque están llenas de payasos.



Los payasos. Nunca te puedes fiar de una persona altruista y benévola, que viene a ti con el único propósito de hacerte reír, para que pases un buen rato, sin pedir nada a cambio. No te puedes fiar, oculta algo seguro, algo maligno.

Punto número uno; la cara pintada de blanco, ¿por qué?.

Punto número dos; la nariz roja, ¿a santo de qué?, la nariz roja sólo la tienen los mandriles, los borrachos, y el reno Rudolf de Papá Noel. Yo no le veo el punto cómico de tener la nariz roja.

Punto número tres; la ropa. Tantos colorines, ponen nervioso a cualquiera.

Punto número cuatro; los zapatos. ¿Tú sabes el trauma que le puedes causar, a la gente que tenga los pies grandes?.

En resumen. La gente del circo son gente entregada y comprometida a una noble causa, que es la de entretener y hacer felices a los demás. Y es una tarea muy noble, además de ese rollo nómada de cada semana en un pueblo diferente. Pero si algo, hay que reconocer, es que, una de las cosas más difíciles de conseguir en esta vida, es hacer que la gente se ría, y lo pasen bien, y sólo por eso, le muestro mi más profundo respeto.

sábado, 23 de octubre de 2010

LOS ZURDOS

Por suerte, para toda la especie humana, tal y como dijo en su día el señor Darwin; “el ser humano desciende del mono”. Y digo por suerte, porque gracias a eso tenemos manos. Gracias a descender del mono, tenemos manos, porque si descendiéramos de los delfines, tendríamos aletas, y así sería dificilísimo jugar a la consola o enviar sms.

Y tener manos, no os penséis que no es ninguna tontería. En realidad no somos ni conscientes de lo importante que son las manos en las personas, si no preguntadle al Capitán Garfio, que una vez le pegó una colleja cariñosa a un amigo suyo, y lo mató.

Pero bueno, con las manos se hacen muchísimas cosas. Por ejemplo, sin manos no podríamos saludar a la gente, que siempre nos quedaría esa especie de movimiento de cabeza, que parece que te haya dado una especie de espasmo, pero... no sería lo mismo.

Sin manos, tampoco podríamos utilizar el teclado del ordenador, ni el ratón, ni nadie podría tener facebook, os imagináis que vida tan…. tan…. tan…. ¡¡maravillosa!!!.

Os habéis fijado que "película" me he montado en un momento, y todo por culpa de que las personas tienen manos. Pero tranquilos, esto es sólo el principio, vayamos a lo que nos concierne. Como bien sabéis todos, tener manos es una cosa importante, pero lo más importante es que esto va en plural; “manos”.

Habitualmente se suelen tener dos manos, una a cada lado del cuerpo, y aquí empiezan las complicaciones, porque no todo el mundo utilizamos la misma mano para hacer las cosas, hay gente que por defecto utiliza la mano derecha, y por ello son conocidos como diestros, y hay gente que por defecto utiliza la mano izquierda, y ahora sí, ya por fin de la introducción más larga en un monólogo jamás narrada, ya lo podemos decir, a esa gente se les conoce como; zurdos.

Yo soy de irme por las ramas, más que nada porque, desciendo de los monos.

Los zurdos. Los zurdos molan, molan un montón. Yo no soy zurdo, pero me gustaría serlo. Así que yo, desde hoy, me proclamo fan y admirador de los zurdos, porque ser zurdo es genial. Tiene sus cosillas, pero en realidad son más ventajas que inconvenientes.

Ser zurdo te garantiza una cosa de entrada que a mí por lo menos, no me parece guay; si eres zurdo, no eres diestro. Dime obvio. Pero a mí me fastidia ser diestro, porque por alguna cuestión arbitraria, que ni yo mismo he decidido, por utilizar la mano derecha me llaman diestro, igual que a los toreros.

Además mi izquierda es prácticamente inútil, y no sabe hacer nada ella por sí misma, pero bueno, en general también a las izquierdas de este país le viene pasando un poco lo mismo, así que, supongo que es normal.

Pero antes de seguir alabando las bondades de los zurdos, hay que saber, porqué pasa esto, y tampoco es que haya una explicación exacta para ello. Hay varias hipótesis que hablan de porqué la gente es zurda o no. Pero la teoría es, que al parecer, si tú abres la cabeza de una persona para verle el cerebro, lo primero que te sorprende es, que parece un culo de color gris. Pero se ve que cada nalga del cerebro, que lo llamaremos hemisferios, para que nadie se piense que le estoy llamando cabeza-culo, están cruzados.

El hemisferio derecho, controla la parte izquierda del cuerpo, y el hemisferio izquierdo, controla la parte derecha. ¿Qué hubiera costado ponerlo bien, ahí ordenado como tiene que ser?.

La cosa es, que si alguien es zurdo, es porque su hemisferio cerebral dominante, es el derecho. Eso ya lo tenemos claro. Pero aunque al principio haya dicho que los zurdos, tienen muchas cosas buenas, también hay algunas malas, no son muy graves, la mayoría no son ni culpa suya, porque es muy difícil ser zurdo en un mundo diseñado para diestros, por ejemplo escribir, o sea, un zurdo escribiendo en castellano o en inglés, o aprende hacerlo a mano alzada, en plan literalmente, o acaba dejando un restregón de tinta en el papel, que no hay quién lo lea.

Solución; escribe en árabe.

Pero bueno, la cosa no se acaba aquí, por ejemplo las guitarras, también han de ser especiales, o no especiales pero se han de cambiar el orden de las cuerdas, o incluso para conducir, pero eso se soluciona muy rápido, cómprate un coche inglés. Que yo siempre he pensado, mira que son raros los ingleses, con el volante al otro lado, pero no son raros, son zurdos.

lunes, 18 de octubre de 2010

MOTOCONVERSACIÓN


- ¡¡Hola!!

- ¿Y tú quién eres?, mejor dicho… ¿y tú qué eres?, ¿qué haces aquí?.

- Pues soy una moto, soy un quad.

- ¿Pero tú nos quieres engañar?, ¿o qué?, ¿cómo vas a ser una moto, si tienes cuatro ruedas?. ¡¡Tú eres un coche mal diseñado!!.

- ¡¡Que no, que no!!, ¡¡que soy una moto, que te enseño los papeles!!.

- ¡¡Venga hombre, a timar a tu casa!!. Ves esa Hurley, dos ruedas.


Ves esa Vespino, dos ruedas…


- ¿Y aquella que está allí, que?

- Pues esa es un sidecar y se le perdona. Porque acaba de ser madre. Y no ves que la que está a su lado sólo tiene una rueda, es de leche. ¡¡Y no te metas con ella, que te derrapo!!.

sábado, 16 de octubre de 2010

EL TRABAJO


Tiempo atrás, el ser humano para poder comer, tenía que salir a matar animalejos con sus propias manos, bueno…. con piedras y palos, porque el ser humano nunca se ha caracterizado por tener grandes garras o grandes dientes.

Pero los tiempos han cambiado, y ahora el ser humano ha de salir para realizar un tipo de actividad concreta, para que te recompensen con papelitos y metales, con los que poder conseguir comida, y comprarte ipods, televisiones de pantalla plana, consolas, zapatillas de marca… y a este proceso decidieron llamarle; trabajar.

Trabajar es un verbo curioso, y una acción más curiosa aún. Dicen que trabajar, dignifica. Pero eso es mentira, trabajar principalmente, cansa. Y sólo con eso, ya no empezamos bien.

Hay muchas formas de empezar a trabajar e incluso hay gente, que dice que trabaja, aunque es mentira, pero eso es una de las claves de este país. Como siempre se ha dicho en España; uno trabaja y cuatro miran.

Vayamos a la definición más exacta; “trabajar es tener una ocupación remunerada en una empresa o una institución”, según la R.A.E. Pero así en palabras más claras, para que lo pueda entender el pueblo en general; trabajar, es hacer algo, por lo que luego recibes dinero.

Y aquí nos volvemos a equivocar, porque por ejemplo, un delincuente va por la calle, saca una navaja y atraca a una anciana, por su acción recibe cierta cantidad económica, ¿eso es trabajar?, ¡¡NO!!, eso es cometer un delito y está penado por la ley.

Cierta institución, que empieza por “Hacien” y acaba por “Da”, te quita una parte de tu sueldo, así sin más y sin venir a cuento, ¿eso es trabajar?, ¡¡SÍ!!, y encima está muy bien pagado.

Con lo cual llegamos a una conclusión inequívoca, trabajar es, cuando alguien recibe un beneficio a costa de los demás, pero sobre todo cuando es legal, ¿quién dice si es legal?, los mismos que reciben el beneficio a costa de los demás, sin ningún esfuerzo.

Y luego nos rayamos pensando; ¿de quién será la culpa de toda esta crisis?.

miércoles, 13 de octubre de 2010

LOS PINTALABIOS



¿Para qué sirve un pintalabios?, ¿para tener un aliento fresco?. Yo soy partidario de los nombres obvios que te dejan claras las cosas, pero esto es pasarse. ¿Qué ha sido del sentido metafórico del lenguaje?, ¿Dónde ha quedado la magia intrínseca del castellano?. Pintalabios, cortaúñas, espantapájaros, lanzallamas, rompeolas, matasuegras, aunque éste último tampoco es estrictamente exacto, porque lo he probado, y no funciona.

Vamos a echarle un poco de imaginación a las cosas, ¿no?, ahí siempre con la simplicidad. Deberíamos de tomar ejemplo de palabras como Rimmel, Silk Epil, Gloss, exfoliante, cosas que entrañen un poco de misterio.

Pero volviendo al tema del pintalabios, que hasta el más deficiente mental del planeta, puede deducir sirve para pintarse los labios. Que yo digo, esto…. ¿para qué?, ¿por qué?, yo lanzo la pregunta al aire. Pintarse los labios; ¿para qué?. ¿Porque unos labios rojos, parecen más sensuales?. ¡¡Pues no!!. Unos labios rojos, hace parecer que te has dado contra la pared, y todavía estás sangrando, o que acabas de matar un ciervo, y te lo acabas de merendar.

Los pintalabios están empezando a llegar a un nivel estratosférico de perfección de propiedades, que lo flipas. Yo empiezo a sospechar, que la industria de la cosmética, es la más avanzada tecnológicamente de la Humanidad. Alguien me explique, ¿cómo es posible que aún no hayamos sido capaces de encontrar la cura del Cáncer o el SIDA, pero un pintalabios puede aguantar en los labios ocho horas?.

martes, 5 de octubre de 2010

LAS GUÍAS TELEFÓNICAS

Seres bastantes gigantescos: las guías telefónicas.

A mí me entumece el sosiego, y me desacolcha el alma. Y es que, las guías telefónicas, queramos o no, tienen los días contados. Es duro, han perdido ya su brillo y la magia que tuvieron antaño.

Yo recuerdo que antes, cuando traían la guía telefónica, hacía tanta ilusión, como cuando llegaban los Reyes. Era como si las dejara la cigüeña. Abrías la puerta, y allí estaba la guía en el felpudo, mirándote con sus ojitos de listín telefónico, como diciendo; “¿queréis ser mi familia?”, “¡¡necesito un hogar!!”. Entonces cogías la guía en tu seno, y la abrigabas.

Ya no, ahora la guía duele. Es el único paquete gratuito de más de un kilo que llega a casa, y no hace ilusión. Incluso hemos desarrollado una especie de antipatía hacia la guía. Hasta huele mal. Huele como a sobaco de periódico. Nadie se siente a gusto, rodeado de guías telefónicas.

Antiguamente, una guía telefónica podía servir para muchísimas cosas, por ejemplo, y tiene casi un toque filosófico, para buscarse a sí mismo. Tú te buscabas a ti mismo, y hacía mucha ilusión, el día que te encontrabas, que veías por primera vez tu nombre tuyo en la guía. Era como decir; “¡¡estoy en la guía… luego existo!!”.

Hoy equivale poner tu nombre en Google, y ver si sales. Y entonces, pasa una cosa muy triste, y es que, como Google es mundial, siempre hay un tío que se llama exactamente igual que tú, en la otra punta del mundo.

Sucede una cosa, se plantea la duda, y cuestionamos si la guía telefónica es algo fidedigno o no. ¿Es algo de lo que debemos o podemos fiarnos?. Yo no me fiaría del todo. Me explico. Si un día añadiéramos, al listín telefónico el nombre de alguien que no existe, por ejemplo; Celedonio González Bolondrio, y pones el número, ¿nos daríamos cuenta?. O sea, si un día añades un nombre falso a la guía, ¿alguien se daría cuenta?, No, no, ¿cómo nos vamos a dar cuenta?. ¿Y si añadimos dos?.

O sea, si yo añado; Celedonio González Bolondrio y Masturcio Fernández Munt, ¡¡nadie se daría cuenta!!. Porque están ahí disimulados. De hecho, podríamos añadir; Celedonio González Bolondrio, Masturcio Fernández Munt, Francisco Zozocobloñe, Anduriño Pincha Carneiro, Clavículo Ramírez Feliu y hasta Cospeito Rebuzno Dilangreo. ¡¡Y jamás nos daríamos cuenta!!.

Dicho lo cual, ¿quién nos garantiza entonces, que la mitad de los nombres que hay en la guía, no están inventados?. Las guías y las páginas amarillas, tienden a la extinción. Eso es triste, ¿por qué?, porque los mayores ya no tienen vista para mirar esos numeritos minúsculos. Y los jóvenes, cuando necesitamos algo, lo miramos en Internet.

Yo me pregunto, ¿por qué los fabricantes de guías, hacen como que la tecnología no existe?. Los hijos de los artífices de los listines telefónicos son felices, viviendo en una ingenua y dulcísima mentira.

Pero llegará un día en que ese niño, se dé cuenta. Ese niño en el cole dirá; “pues mi padre hace feliz a la gente, porque lleva las guías a casa”, y todos los demás riéndose, jajajajajajaaa. Hasta que alguien le diga; "¡¡las guías no existen, son el Google!!".

Pero a pesar de estos finales, tan poco dignos, que están teniendo últimamente las guías y los listines telefónicos, siempre y ellas lo saben, les abriremos nuestro corazón. Porque las guías, al igual que los marineros, ellas tienen un amor, en cada puerta.

jueves, 30 de septiembre de 2010

¿QUÉ ES ESPAÑA?


Pues España es un país que ha aprendido a evolucionar en los últimos treinta años. De eso no cabe duda. Sin embargo, siguen quedando rinconcitos de nuestra geografía nacional, en los que podría filmarse un "remake" del Planeta de los Simios, sin necesidad de maquillaje.

Son sitios, que siguen conservando intacto su arquitectura, su hábitat, sus costumbres, y por muchos años que pasen, en esos pueblos, seguirá viéndose a viejas de luto, echando cubos a la calle, para que refresque.

En el 2050, los españoles conviviremos con androides, y viajaremos en naves espaciales, pero las viejas, seguirán echando cubos de agua a la calle, para que refresque. Pero no porque la tradición vaya a llegar hasta esa fecha, no, no, no… ¡¡porque son las mismas siempre!!, ¿nadie se ha dado cuenta?. ¡¡Las viejas de luto, son inmortales!!.

Llegará un día, en el que los casquetes polares se derritan, suba varios metros el nivel del mar, y medio planeta se congele, pero ellas seguirán echando cubos de agua a la calle, para que refresque.

Vendrán los extraterrestres buscando vestigios de vida inteligente, y sólo quedarán ellas para dar testimonio de nuestra existencia, y se sacarán la butaquilla al umbral para hablar con los marcianos:

- “¿Cómo eran los hombres?”

- “¡¡Tontos perdidos!!”

miércoles, 22 de septiembre de 2010

LOS SUSTOS


No hay mayor placer en esta vida, que el de dar un susto a un hermano pequeño. Es como sentirse Dios. Pero para disfrutar de ese placer divino, hay que conocer la morfología del susto.

El susto se compone de tres partes, a saber; idea, espera y susto en sí.

La idea es, cuando te aparece la idea, o sea cuando te aborda la idea que surge siempre, cuando se brindan los ingredientes indispensables, para dar un susto. Es el azar que te regala una víctima, un escondrijo, y tiempo necesario para escondrijarte, sin que te vea la víctima.

Entonces es ese momento, oyes una voz dentro de tu cerebro que te dice:

- “¡¡Eh, esta es la ocasión para dar un susto a tu hermana!!”, “¡¡esto es perfecto!!”, “¡¡corre por favor como una alimaña cobardica, y escondríjate allí, y espera!!”.

Entonces tú te escondes, y claro, la espera es la parte más incómoda de dar el susto, porque estás escondido ahí en el armario del pasillo, como si fueras un hurón, que en seguida se te duerme un pie, sin respirar. Es curioso que cuando vas a dar un susto, dejas de hacer ruido. Dejas de respirar, porque el sonido más nimio nos puede delatar.

Si lo piensas bien, dar un susto no es rentable, porque el que da el susto, sufre más que el que lo recibe. Lo que pasa es, que lo sufre en cómodos plazos, pero el que da el susto, sufre, está allí entumecido en el armario, el asustador está encogido, sin oxígeno en el cerebro, pero piensas, que es lo que te anima, en la cara que va a poner tu hermana, y ya tú sólo, te empiezas a tronchar de risa dentro del armario. Que es muy cruel. Y claro, esa risa también te puede delatar.

Ese momento de espera son instantes de uno, con uno mismo. Es la intimidad. Realmente se resume, en ese momento en el que estás esperando para dar un susto. Entonces, ¿qué pasa?, tienes un momento de debilidad, un relámpago de coherencia, y te ilumina por dentro, y piensas:

- “¡¡Y si la mato de un infarto!!

Te entra tu propio miedo, y en ese caso, el susto se daría la vuelta. Y entonces piensas otra vez:

- “¡¡Da igual!!, ¡¡ya se le pasará!!, ¡¡merece la pena!!, ¡¡merece la pena esto!!”

Entonces escuchas los pasos en lontananza, notas que se acerca, y llega el momento del susto, que aquí se plantea un dilema creativo muy importante, que es; ¿qué frase digo?.

¿Con qué frase quiero pasar yo a la historia del susto, que le doy a mi hermana?, ¿Qué monosílabo es el que da más miedo?, ¿Se puede decir; Buuuuuh?, ¿Se puede decir; Muuuuuh?, ¿Se puede decir; Uuuuuuh?, ¿Qué dices?; ¿¡¡Aaaaah!!?.

domingo, 19 de septiembre de 2010

LAS UÑAS


Voy a hablar de esos pequeños seres, a los que nadie trata con el respeto que se merecen: las uñas.

Las uñas son esas partes del cuerpo, que viven en las afueras de las manos. ¿Por qué viven ahí?, pues viven ahí, porque viajan mucho por motivos de trabajo. Las uñas, hoy están aquí rascándose un picor, mañana están en la cara explotando un grano, luego en un codo arrancando una postilla…

Es más peligroso una uña sin cortar, que el cortaúñas. El cortaúñas no debería de salir jamás, no ya del país, sino de casa. Es un aparato ingenioso y bien pensado. El cortaúñas tiene un problema de base, y es que, no tiene todavía resuelto el sistema de control de residuos.

O sea, tú te cortas una uña, eso sale disparado en cualquier dirección… te cortas las uñas, las diez, luego barres, y como mucho recuperas seis uñas, ¿dónde están las otras cuatro uñas?, un día vale, no pasa nada, pero… ¿y a lo largo de toda una vida?.

Ahí hay un montón de uñas, que no se sabe dónde van. Hay un cuarenta por ciento de nuestro material uñil, que se funde con el planeta. En las casas hay cientos de uñas escondidas, por los rincones y fisuras de nuestro hogar.

Vamos a hacer un cálculo: en el mundo hay 6.500 millones de personas, la mayoría tiene 20 uñas, es decir, ciento treinta mil millones de uñas. Suponiendo que, cuando uno se corta las uñas, se generan dos milímetros de residuo uñil, eso da: 260 metros de uñas, que desaparecen una vez al mes. Los pasas a euros y son; 6.288.080 km de uña, que se han generado, y se han perdido, y no sabemos dónde está.

Si todas esas uñas, las hubiéramos juntado, podríamos rascar la espalda de alguien, que estuviera en Plutón. Es un dato científico. Realmente puede que este cálculo no sea exacto del todo, porque Plutón es variable su situación respecto a la Tierra, y porque los dedos meñiques de los pies, casi no tienen uña. Tienen una uña muy pequeña, y mísera, que nadie sabe para qué sirve.

Otros tipos de uñas es; la uña negra. Esa uña que se da un golpe con un martillo, y se pasa al lado oscuro de la fuerza. Que se queda como con un color nube, a punto de llover. Esa uña parda- oscura, que suele ser clavando un clavo. Si os fijáis los carpinteros, siempre tienen una uña negra.
Las mujeres se tunean las uñas. Eso es un hecho. Se tunean las uñas, las customizan y las personalizan, las pintan, las barnizan, les ponen estrellitas…

Las uñas están con nosotros, desde que nacemos, hasta que morimos.

Hay quien piensa, que los dedos, serían mejor sin uñas. Hay una corriente de pensamiento actual que dice; la uña no es un rasgo de evolución, sino de involución. Seríamos mucho mejor, con las manos como los Simpsons, que acaban en blandito. Y que sólo tendrían que tener uñas, por ejemplo, las madres. Porque las uñas de las madres, rascan mejor. Porque a la hora de que te rasquen la espalda, no es una persona que rasque bien, sino una persona obediente, que tú le digas, más arriba, y vaya más arriba o más abajo…

Las madres necesitarían uñas, porque las uñas de las madres saben deshacer nudos difíciles. Lo único que está claro, es que las uñas son unas incomprendidas, y eso es, porque parecen algo amenazador, y no lo son. Las uñas firman al revés que el resto de las armas.

Una puñalada por la espalda, significa odio y traición, mientras que una estocada en el pecho, simboliza como morir en el fragor de la batalla. ¡¡Las uñas no!!. Las uñas es distinto. Cuando tú tienes la cara arañada, eso es síntoma de una riña cobarde y barata, mientras que las uñas en la espalda, es síntoma de un amor apasionado.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

LOS PUZZLES


Una cosa hay que quedar clara. Un puzzle no es un juguete. Los abuelos que regalan puzzles por el cumpleaños, deberían de ser acusados de maltrato. Tú estás en casa, y es tu cumpleaños, y dices;

- ¡¡Ah!!, ¡¡Qué bien, un regalo!!.

Lo abres y es un puzzle, y dices;

- ¡¡No, no, esto no….. ¿qué pasa, ellos no han sido niños?!!. ¿No saben que un puzzle decepciona?.

Es como invitar a una persona a cenar, y que tenga que cocinar ella. Es una foto barroca hortera descuartizada en mil o cinco mil o diez mil trozos, y tú la tienes que armar. Cuantas más piezas tenga, más caro es. La gente como diciendo;

- ¡¡Uy, es que esto es un gran reto!!.

Por ejemplo, la misma foto de los globos aerostáticos en las montañas, troceadas en mil piezas, cuesta veinte euros, pero si la troceas en cinco mil piezas, cuesta más del doble. Es como si el charcutero te cobrara las lonchas, el doble, si fueran gordas o si fueran finas. No tiene sentido ninguno.

Además, uno sólo disfruta de un puzzle de diez mil piezas, hasta que encajas la primera, porque en cuanto encajas la primera, ese puzzle ya vale menos, ya no es de diez mil, ya es de…. menos.

- ¡¡Nueve mil novecientas noventa y nueve piezas!!

- ¡¡Noooo!!!, ¡¡nueve mil novecientas noventa y ocho!!, ¡¡porque ya has encajado dos!!

Acabar un puzzle de diez mil piezas es relativamente fácil, lo difícil es empezarlo, porque las dos primeras cuestan mucho, y luego sabes que las siguientes, van a ser un poco más fáciles.

Y aquí yo quería hacer un poco de reflexión. El puzzle es el único juego, que cada vez, es más fácil. Los juegos normalmente se basan en un incremento de la dificultad, todos los juegos, desde Humor Amarillo, hasta Super Mario Bros, todos esos juegos se basan en que, cada vez son más difíciles. En los puzzles no, cuando vas por la mitad del puzle de cinco mil piezas, es como si sólo tuvieras que hacer uno de dos mil quinientas.

El ser humano, y esto hay que tenerlo claro, es cobarde. Por eso a poca gente le gusta los puzzles, porque no nos atrevemos, no nos lanzamos, no damos ese primer paso, no hay valor para empezarlos.

Sin embargo, cuando vemos a un niño con un puzzle de nueve piezas, que se ve que le ha tocado en el Happy Meal, ahí te animas, ahí dices;

- ¡¡Yo esto…. lo domino!!.

Claro, porque ese puzzle, solo hay que terminarlo, no empezarlo, porque son nueve piezas y es muy fácil, y ahí todo el mundo dice;

- ¡¡Yo esto del mundo puzzle lo domino, soy muy dado del ingenio!!.

Y un puzzle que se lo han dado a un chaval para que no llore, y para que esté entretenido, nosotros se lo quitamos, y demostramos que sabemos hacerlos. Ahí sí que nos atrevemos. Nadie quiere empezarlos, pero todo el mundo quiere acabarlos.

El puzzle, bien pensado, es la mayor proeza menos rentable que hay, porque es un reto, es muy difícil de hacer, pero… no puedes impresionar a una chica, por ejemplo.

No puedes decir;

- ¡¡Ves este campo de tulipanes, pues lo armé yo!!, ¡¡me llevó seis meses!!.

Porque eso, no dice nada bueno de una persona. Uno no se puede dedicar profesionalmente a montar puzzles. Sin embargo, sí que puede dedicarse profesionalmente a todo lo contrario, a deshacerlos.

Yo no lo sé, pero me lo imagino, que en la fábrica de puzzles, habrá un señor que sea el encargado de barajar las piezas. O sea, se hace la foto, se corta, y luego habrá alguien que agite, que revuelva, para que no te lleguen todas las piezas juntitas.

Sería interesante conocer a alguien que trabaje en una fábrica de puzzles, y decirle;

- ¡¡Oiga!!, y usted, ¿en qué trabaja?

- ¡¡Yo revuelvo puzzles!!

- ¡¡Y no me podría usted pasar uno, que esté poco revueltito, es que … es para impresionar a una chica!!

Imaginaos que alguien de una fábrica de puzzles, quisiera hacer el mal, podría hacer mucho daño. No tiene que más que meter la mano en la bolsa del puzzle de diez mil, y sacar una. Eso es peor que arrancar la última hoja de una novela de Agatha Christie.

Quería terminar con una reflexión sobre los puzzles. Que es algo que yo admiro, que me gusta y comparto, pero que entiendo que es algo casi heroico, lo difícil que es empezarlos, y lo fácil que es terminarlos.

Un dato que seguramente la gente no sepa, ni le importe: el puzzle comercial más grande que hay en el mundo, tiene veinticuatro mil piezas. Ese puzzle cuesta, dos cientos cuarenta euros. ¿Sabía usted que…sale a céntimo la pieza?.

sábado, 11 de septiembre de 2010

LA COMUNICACIÓN


Hoy quiero hablarles del fenómeno de la comunicación.

- ¡¡Manolooooooooo!!!!!

- ¡¡Queeeeeeeeeeeee!!!!!

Eso es comunicación.

- ¡¡Manolooooooooooooooooooo!!!!!!!

- ¡¡Queeee, queeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!

Eso es mejor todavía, eso es mejor comunicación.

- ¡¡Manolooooooooooooooooooo!!!!!!!

- ¡¡Einnnn!!!!

Ahí está fallando la comunicación. ¿Por qué?, porque el emitor emite, pero el receptor no recepta nada. No importa, porque si falla la palabra, está el gesto.

Pero lo importante de la comunicación, es que haya un lenguaje inteligente. Por sexo, la mujer se comunica mejor que el hombre, porque la mujer no solo habla por la boca, sino por los codos.

Efectivamente, estamos viviendo en una sociedad machista, y el hombre está en el poder, y la mujer está en la sombra. O sea, si la mujer está en la sombra, el hombre está en el Sol. Y el Sol le pega una insolación, que deja al hombre, idiota perdido. Por eso digo, que detrás de un gran hombre, tiene que haber un abogado, que lo defienda.

Fijaos en león, el león no tiene problemas. Él tiene su lenguaje, pero no tiene problema, porque él te ve, y te come. Tú puedes decir:

- ¡¡Soy amigo de Félix Rodríguez de la Fuente!!

- ¡¡Me da igual!!

Y te come.

Imaginemos por un momento, que le damos palabra al león. El león sería totalmente distinto. Porque la palabra permite el engañamiento. Te diría:

- ¡¡Hombre, no corras, ven, si soy tu amiguito, ven amiguito, se te ve listo, no tienes cara de tonto, a ti no te come el coco nadie, ¿no?, pues empezaré por los pies!!

O te estaría comiendo el húmero, el cúbito o el radio, y te diría:

- ¡¡Hombre, no me mires a los ojos, que a mí también me da pena!!

O lloraría e iría a tu entierro:

- ¡¡Ay, que pena, ayyyyyy, ayyyyyy, malditos asesinos los tigres, los tigres, los tigres, fueron los tigres!!

Un gran aliado de la comunicación ha sido el teléfono, bueno.... mejor, el hijo pródigo, el teléfono móvil. Que es mentira, no es móvil. Si a caso vibra un poco, pero no es móvil. Lo cogemos nosotros, pero si se queda ahí veinte años, pues veinte años se queda. No sale de él.

- ¡¡No, no me busques, ya voy yo!!

- ¡¡No, ahí se queda, no es móvil!!

Quiero terminar con una frase de J. Rintinkinplonkim, que seguramente no lo conoceréis, yo tampoco.

Dice así; “el hombre siempre hay querido comunicarse a través de los siglos, al final lo ha intentado, ya se comunica, ya tiene comunicación, pero cada vez va hacer más difícil la comunicación, porque todo el mundo va a estar, comunicado”.

martes, 7 de septiembre de 2010

¿QUÉ ES UN EXAMEN?


Un examen, exactamente ¿qué es?.

Se puede decir que un examen es; un conjunto de preguntas y ejercicios, que en función de tus aciertos o desatino a la hora de contestar, recibirás una calificación u otra. Que la clasificación, también llamada nota, depende de muchos factores también. En otros países la cosa va diferente, por ejemplo en América, a los niños se les evalúa con letras. O sea, yo saco un excelente y me ponen una “A”.

Aquí en España el sistema es numérico, y en base de diez. Lo que significa que si sacas menos de cinco, suspendes. Y un suspenso siempre lleva a una repetición, ya sea del examen para recuperar, o del curso entero.

Pero si le preguntas a un profesor, que para qué sirve un examen, te dirá: un examen sirve para ver si has adquirido los conocimientos necesarios para pasar al siguiente curso. ¡¡Mentira!!.

Mayormente un examen es; un medio de tortura a los alumnos, mediante el cual, una persona que se hace llamar profesor, te pregunta cosas que él mismo ya sabe, y tú no.

Es como si te viene Einstein, ese tío que a pesar de ser un científico, nunca llegó a descubrir lo que era un peine, y siempre sacaba la lengua en las fotos, y te dice, (bueno te dice; por Ouija, que los muertos es lo que tiene).

- “¡¡Perdona, pero podrías explicarme la Teoría de la Relatividad!!”

Que tú piensas; “¡¡Vamos a ver, no la has descubierto tú!!”, “¡¡qué es lo que quieres que te explique!!”

viernes, 3 de septiembre de 2010

LAS ASAS


Voy a hablar de un tema, que no sé por donde cogerlo; las asas.

Si no es por ellas, nadie “ase” nada. ¿Cómo se inventaron las asas?.... los pueblos nómadas. Estaban todo el día de acá para allá, con su ganado, con sus cosas a cuestas. Al principio lo llevaban todo atado a los brazos, grapado a la piel, lo llevaban pegado a la espalda con esparadrapo… hasta que uno dijo:

- “¡¡Nómadas del mundo!!”, “¡¡tenemos un problema!!”, “¡¡y hemos de coger el toro por los cuernos!!”.

Y así inventaron el asa.

Ése día, “cogieron el toro por los cuernos”, hubo heridos por “asa” de toro, y contusiones…. Pero gracias a ello, se cambió el rumbo de la historia. Y de todos modos, aún queda mucho por hacer, porque aunque hayamos inventado el asa, desde las tazas de café hasta las paelleras valencianas, encontramos gran cantidad de asas.

Sin embargo, hay cosas que necesitarían urgentemente un asa, y todavía no la tienen. Por ejemplo; los bebés. Tener un bebé en brazos es muy difícil, y un bebé necesitaría un asa. Está pidiendo a gritos un asa. Te dan un bebé para que lo agarres, y estás en tensión constante, que se me cae por aquí, que se me desparrama.

Si los bebés tuvieran un asa, todo sería ventajas. Imaginaos un bebé con un asa en la espalda. Podríamos cogerlo sin quemarnos cuando tienen fiebre. Podríamos bañarlos, sería como fregar una tetera, sería muchísimo más fácil.

Las asas, permiten agarrar cosas que están calientes, tales como; bebés con fiebre, tazas de café, pucheros y orinales. Cosas que dentro, llevan un contenido calentito.

Es más, cuando la bebida está caliente, siempre hay un asa. Y en ese aspecto, yo creo que hay un error de base, porque si la bebida está tan caliente como para quemarte las manos… ¿qué te hace pensar, que es buena idea llevártela a la boca?.

sábado, 28 de agosto de 2010

EL FÚTBOL


Toda esta movida empezó cuando el ser humano pasó de ser un australopitecos, que básicamente era un mono que caminaba a cuatro patas, a hommo erectus. Fue en el momento en el que empezamos a caminar a dos patas.

Porque igual pensáis que esto del fútbol es moderno y tal, pero no, esto viene de lejos, de muy lejos. Y la explicación es muy sencilla. Pensad en un animal que camine a cuatro patas, por ejemplo un perro. ¿Por qué un perro se defiende, y ataca usando los dientes?, pues porque no puede dar patadas. Y así empezó esto del fútbol, por la inherente necesidad, casi biológica, del ser humano de patear cosas.

Por eso, hoy en día, nos gusta tanto pegarnos largas pateadas, o cuando alguien nos cae mal lo tratamos a patadas, o cuando alguien nos molesta le damos una patada en el culo. En cambio, los animales que caminan a cuatro patas, los cuadrúpedos, no pegan patadas, pegan coces, como los caballos o los burros. Se inventase el fútbol de esa manera, sería un poco más complicada, aunque al final la diferencia con los burros, tampoco fue tanta.

Pero lo importante del fútbol es, que nos gusta mucho pegar patadas, pero ¿a qué?. Porque pegarle patadas a la gente, quieras que no, es una falta de respeto, así que se buscó algo que patear sin herir a nadie. Y así se inventaron las pelotas. Pero los inicios de las pelotas, desanimaron un poco a la gente, porque como por aquellos entonces, no se conocía ni el cuero ni las cámaras de goma, pues las primeras pelotas eran de piedra.

Y quieras o no, chutar una piedra, era doloroso bidireccionalmente, primero para ti, que es el que recibe el primer golpe, y te dejas el pie hecho polvo, y segundo para quien recibiera el pelotazo, que quieras que no, eso se llama lapidación.

Así que al principio el fútbol, no era muy popular, hasta que se mejoró el formato, y ya se inventaron pelotas que no dolieran demasiado al chutarlas. La cosa fue mejorando, hasta tener los balones de cuero de hoy en día, más suavecitos y menos dolorosos.

Luego ya llegó el momento en el que se necesitaba algo, a lo que chutar esos balones, y se inventaron las porterías, que suelen ser de unos cuatro o cinco de largo, y dos coma cinco de alto, que las miras y dices; “¡¡marcar un gol es muy fácil!!”. Claro, pero porque ahora estamos jugando a la versión chupada del fútbol, rollo dificultad “very easy”. Porque tiempo atrás, los mayas o los aztecas en general, hacían lo mismo, pero en vez de porterías rectangulares de cinco metros, tenían una especie de portería de veinte centímetros de diámetro, y que encima estaba a cuatro metros de altura colgada en la pared, ¡¡que anda que no se lo pasaban bien!!.

Pero entonces, para dar más espectáculo, ya se mejoró el tema, y ahora tenemos porterías bien grandes, para que porteros como Ed Warner de Oliver y Benji, (que para ser japonés tenía un nombre bastante americano), pueda hacerse una palomita, y estarse flotando en el aire durante tres minutos, y si por lo que sea, el efecto del balón le ha engañado, que puede ser, pueda darse la vuelta, apoyarse en el palo contrario para impulsarse, y volar durante cinco minutos más en dirección contraria, porque eso quieras que no, en una portería de veinte centímetros, pierde el encanto.

Y es que el fútbol mueve montañas, aquí en España se le llama el deporte rey, ¡¡pero eso es muy injusto!!, ¿en qué momento subió al trono?, ¿quién lo coronó?, porque a mí me parece, que este deporte fue un poco como Napoleón, y que él mismo se puso la corona.

Pero sí es cierto que en este país, la inmensísima mayoría, somos unos súbditos fieles, porque cada fin de semana le rendimos pleitesía, y lo adoramos como si fuera un dios.

Entonces se inventó el futbolín, ¿qué es un futbolín?, es una especie de juego que se inventó un asturiano para simular fútbol cuando no hay fútbol. Pero si lo analizas bien, es bastante sádico.

Porque tú miras a los jugadores, que están en el terreno de juego, siempre con la clásica estrategia tres - cuatro – tres, que esto no falla nunca, que están hechos de metal o de madera, pero que están ensartados con una barra metálica a la altura de las costillas, eso en mi pueblo se llama empalamiento, y además siempre un futbolín, cuando ya tiene un tiempo, no es un juego alegre y festivo, parece más bien, una enfermería de la Segunda Guerra Mundial, porque al jugador que no le falta un brazo, le falta una pierna, o no tiene cabeza, o yo que sé.

Es un esclavismo, porque por ejemplo tú estás currando, te cortas un brazo, te dan una baja por discapacidad, cobras pasta mientras estás en tu casa, y no vuelves a trabajar nunca más. Pero esos pobres muñecos, ¡¡madre mía!!, un poco de misericordia, que yo he llegado a ver muñecos de futbolín sin brazos, sin cabeza, y con una sola pierna, y los siguen teniendo ahí puestos, que serán muñecos, ¡¡pero pobrecillos!!.

martes, 24 de agosto de 2010

LOS BOLÍGRAFOS


Es prácticamente imposible acabar un bolígrafo.

Que a un bolígrafo se le acabe la tinta, eso, aún no se ha dado. No ha pasado jamás.

Sus tres causas principales de mortalidad son; A) pérdida o desaparición del mismo, B) cese misterioso de sus funciones vitales, y C) hemorragia atroz.

Sobre la desaparición de los bolis, sabemos muy poco, pero… un día, el boli desaparece, y no lo vuelves a ver. Yo me pregunto, ¿dónde van todos esos bolis que desaparecen?. Es como si se desmaterializaran, y no es posible. En algún sitio tienen que estar, como muy bien anunció el Principio de Termodinámica; “la energía ni se crea ni se destruye, simplemente se transforma”. ¿Dónde van esos bolígrafos?. Yo no sé cuántos he perdido en mi vida, pero si estuvieran todos juntos, se verían desde el cielo. Eso tiene que ocupar un lugar. Y dicen, esto no estoy yo seguro, que hay un lugar legendario, un mítico cementerio de bolis, y que es allí, donde van antes de morir.

Por eso un boli nunca se acaba, porque antes de que llegue el momento fatal, se aparta de la manada, para morir en paz.

La segunda causa de mortalidad de los bolígrafos, es el cese de sus funciones vitales. O sea, el boli tiene tinta, pero no escribe. En estos casos es muy divertido, porque el ser humano no sabe qué hacer. Te desconcierta. Lo primero que se te ocurre es, coger el boli y mirar la bolita que tiene en la punta, como si ahí fuéramos a encontrar la solución, como si ahí hubiera un interruptor de “pinta”, “no pinta”, a ver si está en “no pinta”.

Entonces la bolita, te mira como diciendo; “¡¡sí, he sido yo, qué pasa!!”. Como desafiando; “¿qué vas a hacer?”, “¿me vas a echar el aliento?”, “¿me vas a soplar?”, “¿me vas a agitar?”.Claro, hacemos todo eso, lo intentamos todo, chupamos el boli, aspiramos, soplamos, como si le hiciésemos el boca a boca, pero no conseguimos nada, rayas en el papel, nos pintamos en la mano, pero…. Nada. Hasta que llega un tío, con pinta de entendido y dice; “¡¡déjame a mí!!”. Y se pinta el zapato.

La tercera causa de mortalidad de un bolígrafo, es la más dramática de todas; la hemorragia atroz. Están los bolis en el lapicero o en un bolsillo, y de repente; ¡¡zas!!, hemorragia. Te asomas al fondo de cualquier lapicero, y siempre hay como unas manchas de color tornasolado, como de tinta seca, una goma elástica pegada que se ha quedado como fosilizada también en la propia mancha, un clip ahí muy triste y un olor a tinta, a hemorragia de bolígrafo. Un olor sólo comparable realmente a su sabor.

A todos nos ha pasado, todos hemos degustado las delicias, a todos nos se ha destintado alguna vez un bolígrafo en la boca. Sabe amargo y arenoso, es una textura rara. Yo aconsejo no chupar bolis, pero sé que es inevitable. Hay una glándula en el cuerpo, que segrega un liquidillo que te obliga cuando tienes un boli, y quedarte pensando llevártelo a la boca.

Lo peor es, cuando te das cuenta de que estás chupando un boli, en casa ajena, y dices; “¡¡Santo Dios, esto quién lo habrá chupado antes!!”. O en Correos, ahí es muchísimo peor, y piensas; “¿cuánta gente habrá besado pensativa, el culo de un boli en Correos?”.

Yo creo que los culos de bolis de Correos, están más mordidos que un hueso de aceituna. Eso es como un museo de saliva de toda la gente del barrio. Es como si fuera una valiosísima colección de ADN, y por eso están atados. Yo pensaba que los ataban para que la gente, no los enviara por Correo, pero no, no, es un valiosísimo legado del testimonio genético de todo un barrio. Atar lo bolis en Correos, es una atrocidad humana. Porque son los únicos bolis, que se quedan sin tinta en nuestras manos, porque no pueden retirarse al mítico cementerio de bolis. Como están atados, se les va acabando la tinta, y lo que un boli coherente diría; “¡¡me retiro a morir en paz!!”, no lo puede hacer.

Entonces, alguno consigue romper el cordel y se escapa a morir en paz, donde el cementerio de los bolis, pero cuando no puede, el boli sufre.

El final de los bolis es interesante. Los bolis se pierden antes de acabarse, o dejan de escribir, o se desangran. ¿Y dónde acaban todos esos bolis?, ¿dónde está ese mítico cementerio de bolis?. En casa de los abuelos. En las casas de los abuelos, hay una especie de cacharro grande en el centro de la mesa, o cerca del teléfono, lleno de bolis, y no pinta ninguno. Bolígrafos vacíos, de pulsador, rotuladores secos, portaminas vacíos, un clip allí metido con todo eso, un lápiz, que es lo único que pinta.

De hecho los abuelos utilizan siempre el lápiz, porque es lo único que pinta. Y cuando somos niños, escribimos con lápiz, y cuando alcanzamos el rango suficiente, nos pasan a boli en el colegio. Es como subir a primera división, es como un ascenso.

Pero los abuelos, que han vivido mucho tiempo, saben que en el origen está lo bueno, y allí, junto al origen, está también, el fin de todos los bolis.

miércoles, 18 de agosto de 2010

LA BARBA


La vida de un hombre, va marcada por un montón de cosas. Acontecimientos que convierten pequeños hechos, en un antes y un después. Primero naces, porque para ser un hombre, quieras que no, es necesario.

Luego empiezas a andar, dices tus primeras palabras, y después de un montón de cosas más, llega uno de los momentos más esperados por todo niño. Todo empieza con un leve picor, y algún que otro granito. En ese momento, cual jardín en primavera, los pelos empiezan a abrir y a romper tu piel, así como la tierra se quiebra al paso del nacimiento de la hierba, pintando tu cara de bonitos puntos negros. ¡¡Es oficial, ya tienes barba!!.

Bienvenido a la etapa adolescente, chico. Pero todo tiene su proceso, y no os penséis que la barba sale así de un día para otro, ¡¡no!!. La barba en general, eso que entendemos como vello facial, se toma su tiempo. Primero salen los pelitos del bigote, que más que bigote es bigotillo, pero que no sé quien fue el inteligente, que a esto le puso nombre especial, y le llamó pelusilla.

Luego te empiezan a salir pelos en las patillas, debajo del cuello, y finalmente se acaba cerrando por los lados. Y ahora sí, ahora si puedes decir orgullosamente, de que tienes barba. Ya eres todo un hombre.

O una mujer todo dejada, porque a las mujeres también le sale vello en la cara, que lo mismo pensáis que no, porque no es habitual. Pero porque son muy listas, y lo disimulan. Lo guay de ser una mujer, y tener barba, es que es algo que se puede rentabilizar, porque si eres un desecho social, que no vales ni para estar escondida, y no tienes capacidad ni habilidad para dedicarte a nada más, pues… simplemente, puedes dejarte crecer barba, y trabajar en un circo.

¡¡Sí, chicas!!. Si veis que el paro os ahoga, y no llegáis a fin de mes, podéis convertiros, sin apenas esfuerzo, en una mujer barbuda. Un trabajo tan digno, como cualquier otro, y os ahorraréis una pasta en Gillette, espuma de afeitar o cera, ésa que usáis.

viernes, 13 de agosto de 2010

EL PLANETA TIERRA


Imaginemos que un día, pasa como en las pelis de Hollywood. Imaginemos que por alguna extraña razón, los extraterrestres vienen a nuestro planeta, ya sea rollo "Independence Day", con muy malas pulgas a liquidar la especie humana, o rollo "E.T". o "Alf" a hacerse nuestros amigos.

¿Cómo podríamos explicarles a estos seres, qué es nuestro planeta?. Podríamos empezar diciéndoles que se llama Tierra, aunque habría que reconocer, que como nombre no nos lo hemos currado demasiado. Pero sí, en esencia se llama Tierra, porque está formado fundamentalmente por tierra, o eso se creía los que la bautizaron, porque en realidad debería de llamarse Agua, porque el planeta está formado por un 70% de agua.

Pero al final, por costumbre, y por no tener que cambiar todos los atlas del espacio exterior y los mapas, que sería un follón bastante serio, mejor lo dejamos así.

Bienvenidos al planeta Tierra, amigos extraterrestres. Les podríamos explicar que en este planeta hay mucha vida, porque hay muchísimos seres vivos poblando el planeta en sí, y les podríamos decir que nosotros, los seres humanos, somos la especie dominante, la especie más fuerte, pero esto es mentira, porque un simple golpe mal dado en la nuca, nos mata, que esto mejor no decírselo que haber si van a ser como los de "Mars Attack", y tampoco es plan de ir dándoles pistas.

Podemos decirles, que somos la especie más abundante, pero esto es mentira también, porque tú juntas a los integrantes de seis o siete hormigueros, y ahí ya hay más hormigas que humanos. O podríamos mentirles diciendo, que somos la especie más grande, pero a la que vieran un elefante, pues nos pillarían.

Lo que sí podíamos decirle es, que somos la especie más mentirosa, y paradójicamente sería la única manera de no mentirles.

En este planeta hay muchos animales aparte de nosotros, y los clasificamos en familias;
Primero están los mamíferos, de los que formamos parte. También hay aves, que da mucha rabia, porque pueden volar, y eso molaría mucho, pero no pasa nada, porque entre humanos hay más de un pajarraco, y mucho buitre.

También hay reptiles, que son animales de sangre fría, y se reproducen por huevos, como los cocodrilos o las serpientes. También hay peces, que son los que pueden respirar debajo del agua, y son los únicos que han podido saber qué hay debajo del mar, aunque tampoco es tan espectacular, porque todos sabemos que lo único que hay en el fondo del mar, son las llaves, matarilerilerile.

Y luego están los anfibios, que son un poco difíciles de explicar, pero en general son los más pros de los animales, porque pueden respirar dentro y fuera del agua, y esto mola. Porque cuando se derritan los polos, y todo el planeta quede inundado, pues podrán sobrevivir.
¡¡Ah, eso!!, ¿los polos?, los polos son grandes masas de hielo de diferentes colores y sabores, que nos comemos en verano. No, en serio, los polos son grandes masas de hielo, pero grandes, grandes, que por alguna extraña razón, están en las puntas del planeta.

Que yo no acabo de entender porqué están ahí. Quiero decir, tú vas a una discoteca, y te pides un cubata, y el hielo siempre va hacia arriba, flotando ahí, para no dejarte beber con tranquilidad. Así que el polo del norte, bien. Pero… ¿y el polo sur?. O sea, yo no lo acabo de entender, y mejor dejarlo así, antes de poner demasiado en evidencia mi ignorancia.

El ser humano puede ser muchas cosas, pero también es terriblemente maligno, y tenemos un poder destructivo impresionante. Para las moscas y mosquitos, hemos inventado el insecticida, que es un gas que los mata simplemente al respirarlos.

Pero de gases sabemos un montón los humanos, porque sabemos que es malo para el planeta, pero nos da igual, y emitimos unos gases supertóxicos, y nocivos que contaminan, y destruyen la capa de ozono. ¡¡Ah!!, ¿que no sabes qué es la capa de ozono, amigo extraterrestre?, pues es una especie de capa de muchos gases buenos, que nos protegen de los rayos chungos del Sol, y nos permiten tener aire en el planeta, y así no morir ahogados.

Pero mira si somos chulos, que aún sabiendo que sin aire, la palmamos, pues la vamos destruyendo poco a poco, rollo temerario. Además también contaminamos los ríos, con residuos tóxicos que luego van al mar, extraemos petróleo y luego lo volcamos al mar también, y eso que nosotros también somos agua y la necesitamos para vivir, pero también nos da igual.

Y no sólo eso, sino que también, talamos los árboles, los reventamos, los cortamos, los incendiamos, y sabemos que son los que nos proporcionan oxígeno para vivir, pero nos da igual.

Además, en general, el ser humano, tampoco tiene mucho respeto a la vida, pero ni a la de los animales y plantas, ni a la de nuestra propia especie, porque estamos haciendo guerras continuamente para matarnos unos a otros, y cada día tenemos armas más perfeccionadas, que matan de una manera más eficaz, así que, querido amigo alien, ¿tú estás seguro que quieres venir a este planeta?.

Piénsatelo dos veces, porque si vienes a matarnos a todos, tampoco te preocupes, ten un poco de paciencia, y en unos cuantos años ya estará toda la faena hecha, y tú no te tendrás que ensuciarte las manos. Y si vienes a invadirnos, y quieres luchar contra nosotros, bueno... tú mismo, pero si somos capaces de hacernos lo que nos hacemos entre nosotros mismos, imagínate si pillamos a uno de los tuyos.

Y supongo que te habrás dado cuenta, que convivir con nosotros tampoco es fácil, porque a fin de cuentas, lo destruimos todo, y todo lo que nos parece raro o extraño, lo matamos, por si acaso.

Después de esto, seguramente, el alien saldrá cagando leches, así que, no hay riesgo de invasión alienígena. Pero de hecho, tampoco creo que vaya a ser necesaria. A este paso, la peor invasión que va a sufrir y ha sufrido, ha sido la nuestra, la de los humanos.

Igualmente, aunque los seres humanos seamos un poco desgraciados, para qué ocultarlo, lo que sí está claro, es que hemos tenido la suerte de vivir en un planeta tan increíble y tan precioso como el que tenemos, y del que aún nos quedan tantas y tantas cosas por descubrir y aprender.

Así que, como diría el gran Louis Armstrong; “what a wonderful world”

martes, 10 de agosto de 2010

LAS HORMIGAS


Una hormiga es un insecto que a duras penas mide un par de milímetros, y sin ningún tipo de dudas, es un animal fascinante. Los seres humanos deberíamos de aprender muchísimo de ellas.

Porque tú ves a una hormiga sola y dices; “¡¡vaya mierda de bicho!!”. Que para pisarla tienes que hacer puntería, para darle bien. Pero una hormiga, ¡¡atención!!, es capaz de levantar cincuenta veces su propio peso. Porque si una hormiga pesa un gramo, que normalmente pesan menos, significa que pueden levantar cincuenta gramos.

Esto aplicado a las personas, si nosotros pudiéramos hacer lo mismo, es como si yo que peso 75 kg, pudiera levantar 3.750 kg. O sea, es como coger mi coche, y llevármelo al hombro a los sitios.
La hormiga, brazos no tiene, lo que significa que yo pudiera levantar 3.750 kg, con la boca. Eso sí que es un cuello potente.

Otra cosa curiosa de las hormigas es que tienen patas, tienen concretamente seis patitas, que os puede parecer práctico, ¿y si nos pasase a nosotros?. ¿Sabéis el follón que tendríamos para emparejar los calcetines de seis en seis?, pero aún podría ser peor, imaginaos el efecto de esos seis calcetines quitados a la vez, después de haber estado currando doce horas. Imagínate tu propio olor a pies, que sólo son dos, multiplicado por tres.

Tú ves a una hormiga y dices; ¿las manos dónde las tienen?, porque como ya he dicho, no tienen brazos, ni mucho menos manos. Lo que significa que lo más parecido que tienen a las manos son esas antenitas en forma de ele, tan monas que tienen en la cabeza. Es decir, toda la interacción que tiene con el mundo, la hace con las antenas y con la boca.

Además en un animal increíblemente resistente. Porque tú por ejemplo, si ves a una hormiga caminando sobre la mesa del comedor, si eres alguien que no tiene aprecio por la vida, pues la aplastas con el dedo, pero si te da “cosilla”, la empujas fuera de la mesa, ya sea con la mano o soplando, pero si nos basamos en un principio de proporcionalidad, si la hormiga mide dos milímetros máximo, y la tiras desde la mesa que podría ser de un metro más o menos, es como si a ti, que mides 1´75, te tirasen de 875 metros, es como un edificio de 350 plantas, y ¡¡ojo!!, que los cálculos son reales, que podéis comprobarlos, que me he tirado un buen rato, que soy de letras, y mira si me ha costado.

Imagínate caer de 875 metros, y sobrevivir, porque la hormiga lo hace. Porque yo he visto casos de gente, que se han tropezado con un bordillo, y la han “palmao”.

Aunque lo más increíble de las hormigas es su capacidad de organización, porque tú las ves, que encuentran un sitio donde hay comida, y van a saco, pero a saco a por ella, ahí en grupo, que hasta aquí es lógico, las ves que van todas en fila, van totalmente ordenadas.

Eso debe ser, porque las hormigas deben ser inmigrantes o algo así, porque yo creo que, una hormiga española eso no lo hace, porque eso de ir en cola, ¿de que?. Eso le pasa a una hormiga española, y lo primero que hace es pegarle un empujón a la de delante para colarse, y aparte tardaría mucho más rato en acabar el curro. Se quedarían por ahí echando la siesta entre la hierba… lo típico de los españoles.

Pero lo más increíble de las hormigas también, es cuánto curran, quiero decir, tú ves a una hormiga, y nunca en ningún momento dejará de currar, siempre, a excepción de la reina, las ves siempre currando pero, a pico pala, pico pala, esto aquí no podría pasar. O sea, los humanos no podríamos funcionar como las hormigas, porque estaríamos todo el día escaqueándonos, escondiéndonos por los sitios, y eso no está bien.

Las hormigas en sí, tienen un enemigo terrible y devastador, que no es otro que, el terrible oso hormiguero. Lo único que tiene este animal es, una lengua, o sea, no tiene más.

Tengo una duda; si el oso hormiguero, se llama oso hormiguero porque come hormigas, el pájaro carpintero, ¿qué come?.

sábado, 7 de agosto de 2010

LOS CUENTOS INFANTILES






Los cuentos infantiles no hay por dónde pillarlos. Por ejemplo el cuento de Caperucita Roja.





Una niña supermaja, que le llevaba comida a la abuelita en su cestita, que por alguna extraña razón, en un pueblo de unos seis habitantes, la abuela vivía en el bosque, así que, por lo que se ve, Caperucita Roja no tenía un nombre normal, porque claramente era una hija no deseada, porque si tú sientes amor por tu hija la llamas Ana, Laura o María, y no la llamas como una prenda de vestir. Que es como si vuestros padres os hubieran llamado Pantalón Verde o Camiseta Azul.

Otro personaje del cuento, es el lobo, que quería comerse a Caperucita Roja, pero se ve que le gustaba currarse las cosas, porque en vez de atacarla frontalmente, desgarrarla y destriparla hasta que sólo quedasen los huesos, porque no nos olvidemos que estamos hablando de un animal salvaje y depredador, pues el bicho se pega un sprint bastante serio hasta la casa de la abuelita, una vez allí se la come, que ya hay que tener estómago y poco respeto por la tercera edad, para comerte una señora de ochenta y pico años, se viste con sus ropas y se mete en la cama.

En esto que Caperucita llega a la casa de la abuelita, y bueno…. una de dos; o Caperucita tenía un problema de miopía bastante serio, o la abuela tenía más pelo que Chubaka, porque no se da cuenta de que lo que está metido en la cama, no es su abuelita, sino un lobo.
Pero bueno, Caperucita sin darse cuenta de nada, le pregunta al lobo, que se ve que se había tragado todos los episodios de Barrio Sésamo en un día, rollo “Maratón Don´t Stop”. Le preguntaba;

- “¿Y esas orejas tan grandes que tienes, para qué sirven?”

Y el lobo, que se lo había estudiado la noche anterior:

- “¡¡Son para oírte mejor!!”

Y Caperucita:

- “¿Y esa nariz tan grande, para qué sirve?

Y el lobo:

- “¡¡Es para olerte mejor!!”

Aunque lo mejor del cuento, es el final. Porque al preguntarle por su boca, el lobo al que por fin le había llegado su momento de gloria, que llevaba planeando, le dice:

- “¡¡Es para comerte mejor!!”

Y se la zampa.

Pero en esto, que aparece un cazador, se carga al lobo, le raja la tripa, y de ahí saca a Caperucita y a la abuela… ¡¡vivas!!.

Vamos a ver, ¿estamos seguros de que el malo del cuento era un lobo, y no una boa constrictor?. Quiero decir, ¿este lobo no masticaba, o que?. Y en el caso de no masticar, ¿cuánto tarda un lobo en hacer la digestión?. Y mejor aún, ¿cómo se sobrevive dentro del estómago de un lobo?, ¿hay bombonas de oxígeno?. Porque lo mismo, antes de trincarse a la abuela y a la niña, se había tragado a un buzo, y compartían la bombona, porque si no, no lo entiendo.

Pero no sólo eso, ¿y el cazador?, no veas que instinto, porque sin que nadie le avise ni nada, entra en casa de una anciana indefensa, y se encuentra un lobo al que matar. A no ser que, todo fuera pura casualidad, y en realidad sólo entraba en casa de la dulce abuelita, porque tenía un lío con ella.

Luego está el cuento de los tres cerditos:




Que básicamente eran tres hermanos cerdos, pero no cerdos como todos los tíos, sino cerdos de animal, esos que te contagian la gripe y la palmas. Pues como en todas las familias, había un hermano listo, uno medio listo y uno subnormal. Pues bien, en este cuento, los hermanos cerditos deciden emanciparse, y cada uno se hace una casa.

El subnormal piensa, - “¡¡total, para el porvenir que tengo, una casita de paja, y voy que me estrello!!”, “¡¡total, es que da igual!!”.

El medio listo, que es más pijo, piensa; - “¡¡yo una casa no me hago, yo me construyo un apartamento rústico, todo de maderita barnizada, todo supercool, vale!!”.

Y el inteligente piensa; - “¡¡pues tal como está la vida, yo voy a invertir en ladrillo, que me han dicho que esto dentro de unos años aparecerá no sé qué historia de una burbuja inmobiliaria, y así podré especular un poco!!”.

En esto que vuelve a aparecer un lobo, como malo de la historia, pero no el lobo – boa constrictor de antes, no. Éste es el ser vivo, con la potencia pulmonar, más increíble de toda la historia de la naturaleza, desde que el planeta da vueltas.

Entonces aparece el lobo, y cada cerdo se mete en su casa para salvar su vida, que yo no sé qué manía tienen los lobos con comerse a los protagonistas de los cuentos. Pero este lobo, que era todo un poeta, dice algo así como; “¡¡soplaré, soplaré y la casa tiraré!!”. O sea, sublime. Música para mis oídos. No tengo palabras. Ni Federico García Lorca, ni Unamuno, ni Espronceda. El lobo de los tres cerditos. Donde se ponga él.

Entonces el bicho, va primero a la casa de paja, coge un poco de aire, pero nada, lo normal. Empieza a soplar, desencadena un tornado de fuerza D25 y la casa sale volando, pero el cerdito subnormal se salva milagrosamente, no me preguntéis cómo. Y corre a refugiarse al apartamento del cerdito medio listo, y más de lo mismo; “¡¡soplaré, soplaré y la casa tiraré!!”, tornado de fuerza D53, y el chalet rústico a tomar viento, y nunca mejor dicho.

Pero mira que son listos estos cerditos, corren a refugiarse a la casa del cerdito listo, ahí bien fuerte, hecha de cemento y ladrillo, una casa curradísima. Y el lobo ya, echando los pulmones por la boca, pues más de lo mismo; “¡¡soplaré, soplaré y la casa tiraré!!”, pero la casa no la tiró, pero ¿por qué?, porque está superbién construida, pues no, porque el cerdo inteligente, que fue el primer especulador inmobiliario de la historia, seguro que se agenció los fondos reservados para la compra de materiales, y la casa en realidad era una mierda de pladur mal hecha, pero… ¿qué queréis?. Tú te crees que el lobo, por muy lobo que sea, después de desencadenar dos tornados de fuerza mayor, ¿le queda fuerzas para algo?.

Que ya estaba hecho polvo, que ya ni poesía ni tonterías. Si por poco no la palma, por el sobreesfuerzo. Entonces le da un arranque da rabia, después de todo el curro hecho. Y le entra complejo de Papa Noel, intenta colarse por la chimenea de la casa, pero el cerdo listo que además era muy “apañao”, estaba preparando un caldito de pollo, la mar de rico.
Así que el lobo se cae en la olla gigante de caldo hirviendo, se escalda, y decide hacerse vegetariano.

La moraleja de este cuento es: no te mates mucho en hacer las cosas, porque te lo curres más o menos, siempre puede aparecer un desgraciado con malas intenciones, y fastidiarte la historia, con un simple soplido.

También está el cuento de: Pedro y el lobo.



La historia es que había un niño que era un poco cabroncete, por decirlo suave, que le molaba dar falsas alarmas, y asustar a la gente, y se ponía a gritar; - “¡¡que viene el lobo, que viene el lobo!!”. Entonces veías a todos los pastores guardando a las ovejas en la granja, o sea, lo típico. Y bueno, luego el chaval partiéndose la caja; - “¡¡que era broma, hombre, si es que… inocentes!!”.

Y claro, como estuvo repitiendo la broma durante siete meses a diario, pues los pastores ya no se lo creían. Hasta que, una vez fue verdad que vino el lobo, y se pegó un atracón de ovejas que no veas. Que en parte yo me alegro, porque creo que es el único lobo de la historia de los cuentos, que tiene final feliz.

Lo que no se explica en el cuento, es que Pedro, tuvo que exiliarse del país, y hoy en día es un fugitivo de la justicia, porque se enfrenta a un pleito, y le piden un pastón en daños y perjuicios por calumnias e injurias.

La moraleja está clara: mejor no mientas, o te demandarán.