lunes, 31 de agosto de 2009

LAS MÁQUINAS EXPENDEDORAS


Uno de los seres más generosos de este siglo son; las máquinas expendedoras de bollitos, snacks y tentempiés.

Me refiero a esas dadivosas máquinas que, al módico precio de una moneda, te ofrecen un Kit- Kat, y una interesante dosis de suspense. Porque, aunque metas la moneda, no es seguro que vayas a obtener la chocolatina.

La primera parte es, como jugar al “Hundir la flota”. C4, agua.... mineral. B5, Tokke.....

Si eliges el Tokke, empieza el suspense. Hay un sistema de muelle giratorio, que tuvo que ser inventado por Alfred Hitchcock. Si no, no se explica ese momento en el que gira el muelle, y el Tokke va avanzando hacia la muerte.... ¡¡Chan, chan, chan....!!.

Se ve, que el pobre chocolate, no quiere, se nota que va obligado. Y el muelle, le impele sin remisión.
Y el Tokke parece decir: “¡¡No, por favor!!”, “¡¡No quiero morir!!”.

Entonces pueden pasar dos cosas; o que la chocolatina caiga al vacío, o que se quede atrapada contra el cristal. Si ocurre esto último, se te queda una impresionante cara de tonto. Miras la chocolatina, y la chocolatina te mira a ti, como diciendo: “¡¡Te fastidias, me he salvado!!”.

Y si a ti, se te queda cara de tonto, a la máquina ya sabe lo que le espera. Pensamos, reflexionamos, y tras mucho cavilar, llegamos a la conclusión de que lo mejor que podemos hacer es, darle una soberana paliza.

Ante una máquina que se queda con tu dinero, perdemos los papeles. Uno se energumenece, y le sale el vacabuey que todos llevamos dentro. La agarras, la zarandeas como si fuera un oso panda, y nada. Le das patadas, la empujas, la golpeas, la vejas... Y todo ese esfuerzo, por una chocolatina, ¡¡que cuesta un euro!!. Un alcalde de Marbella, roba cien millones de euros, y apenas le tiramos de las orejas, pero una máquina expendedora, te roba un euro, y le astillamos el alma a patadas.

Cuando se queda ese Kit- Kat atrapado contra el cristal, nace un sentimiento de impotencia muy grande. Te sientes solo. ¿Quién manda en la máquina?. Hay un vacío legal. Nadie se responsabiliza de ella. El dueño está lejos. Hay un teléfono para llamarlo, pero es de Alemania. La máquina se ha quedado con cincuenta céntimos, y si quieres llamar, te cuesta cuatro euros el minuto.

Entonces tenemos una idea genial; meter más dinero, e intentar coger un bollito de más peso, que esté por encima del Kit- Kat, para que le caiga encima, y lo arrastre. Es una idea inteligente, es como jugar a una máquina tragaperras, y tener un avance. Ahora bien, como se te quede atascado el bollito también, te quieres morir. Ahí empieza a valer la pena llamar a Alemania, para que vengan a arreglarla.

Una cosa fascinante de estas máquinas es, los productos que tienen dentro. Son productos que no hay en las tiendas normales. Una especie de maicitos muy, muy fritos, una especie de caña de chocolate, una magdalena con mermelada radioactiva....

Creo que estos productos, no los encuentras en las tiendas normales, porque están prohibidos. Por eso, los vende una máquina, porque no es bueno que los manipule un ser humano.

Para compensar, ponen productos extremadamente sanos: la galleta Biomanán con Omega 3, los Actimeles.... Lo hacen para limpiar la conciencia.

El único producto normal, es la Concha Codan, la alta costura del bollo de baja estofa, el más delicado manjar que podemos acceder por menos de cincuenta céntimos, el más barato de los bollos, capaz de dejarnos satisfechos, y henchidos de dignidad.

Es evidente que estas máquinas dan un servicio a la sociedad. Deberían de llevarlas a más campos de comercio. Joyas, por ejemplo.

Si pusieran una máquina expendedora, dando ositos las veinticuatro horas, les descongestionaba el negocio. El problema es, que como se te quede un osito atrapado, se da la paradoja que tú te pones como un oso, a zarandear a otro oso, y ya lo dice el refrán: “oso por oso, diente por diente”.

domingo, 30 de agosto de 2009

sábado, 29 de agosto de 2009

LOS ECLIPSES


Se ha hablado mucho de los eclipses, pero nadie ha dicho la gran verdad sobre este fenómeno del cosmos: los eclipses son un timo.

No es tan fiero el eclipse como lo pintan. Siempre decepcionan, y la culpa es de la tele, que está calentando tres días antes: “¡¡Es un eclipse total!!”. “¡¡Un eclipse anular!!”. “¡¡Sucede cada doscientos años!!”. “¡¡Uuuuh, que viene el eclipse, que miedo!!”. “¡¡No se puede mirar al Sol, hay que ponerse gafas!!”.

Eso me indigna. ¿Por qué prohíben mirar al Sol cuando está tapado por un eclipse, y dejan que miremos al Sol el resto de los días?. Entonces, ¡¡que prohíban mirar al Sol de noche, que ni siquiera está!!.

La culpa es de la tele. Tú sales a la calle, y ves una eclipse que es una birria. Pero luego, lo ves por la tele, y es un eclipse que se cagan las culebras, parece el día del fin del mundo. Se ve la Luna pasando por delante del Sol.

En la tele, el eclipse es más digno, porque salen un montón de astrónomos con batas blancas. Siempre me he preguntado, para qué necesitan los astrónomos batas blancas. ¿Qué pasa?, ¿qué les salpican los asteroides?.

Cuando ves a los astrónomos en la tele, se les nota en la cara, que toda la vida, han sido unos pardillos de sus clase, y de repente, cada dos siglos, tienen sus cuatro minutos de gloria.

- ¡¡Somos astrónomos, tenemos batas blancas, y nos vengaremos de todos vosotros, por estos años de mofa!!
- ¡¡No, no, por favor!!. ¡¡Explicadnos el eclipse!!
- ¡¡Está bien. Para ver el eclipse hay que ponerse estas gafitas de cartón!!, ¡¡Jijijiji...!!

Para mí, que las gafas ridículas, fueron idea de ellos.

La tele está a favor del eclipse, por una causa muy clara. Porque son imágenes muy chulas. Pero tiene un inconveniente.... El eclipse no es ni bueno, ni malo. Es como retransmitir un atardecer. No puede haber nadie que condene el eclipse, nadie que esté a favor, no puede tener repercusión en el Congreso, ni puede ser culpa del Gobierno.

La gente lo ve como algo romántico. Pero de eso nada. El eclipse es una falta de organización. ¡¡Es una chapuza!!. La Luna que pasa por delante del Sol a las once de la mañana.... Vamos a ver, ¿qué hace la Luna pasando por delante del Sol a esas horas?. Eso no tenía por qué estar ahí. Que pase cada diez años, no es excusa.

Menos mal que pasa la Luna entre la Tierra y el Sol. Un día va a pasar el Sol entre la Tierra y la Luna, y vamos a tener un disgusto. A ver con qué gafas vamos a ver ese eclipse.

Lo único bueno del eclipse es que es puntual. Si los astrónomos te dicen que es a las diez cuarenta y cinco, si te paras a comprar palomitas, te lo has perdido. Eso sí, no le pidas bises. Que hay gente que se emociona viendo el eclipse, y cuando termina, se ponen a corear: “¡¡Otro, otro, otro!!”.

viernes, 28 de agosto de 2009

LOS BUZONES


Unos de los seres más desengañados, y escépticos, de nuestra Era son: los buzones.

Mirad que cara tienen. ¿Están sonrientes?. No. ¿Están tristes?. Tampoco. ¿Por qué?. Porque les da todo igual, su mundo no tiene sentido.

En teoría, los buzones son para meter sobres dentro, ¿no?. Pues, ¿por qué hacen sobres más grandes que la mayoría de los buzones?. Es que yo me indigno. Y los buzones ya pasan de todo.

El otro día voy a Correos, que es como un buzón gigante, con gente dentro, llevo una carta, y me dicen:

- Esa carta pesa mucho, tienes que ponerle más sellos
- Señorita.... ¿no se da cuenta de que si le pongo más sellos, no va a pesar menos?

Nada tiene sentido. El buzón con menos sentido es el buzón de sugerencias. Nadie lo usa. ¿Qué vas a poner?. Una vez usé uno. Metí un papel: “¡¡Sugiero que quiten el buzón de sugerencias!!”.

Luego están los buzones de echar cartas. Los amarillos. Ahora la gente casi no escribe cartas, y los buzones empiezan a tener serios problemas de úlceras. ¿Quién escribe ahora?. ¿Algún secuestrador?. ¿Algún asesino en serie?... Poca gente.

Ahora todo va por Internet. Antes un buzón comía mil cartas al día. Ahora apenas tres. Esas tres le caen con el estómago vacío, hacen “¡¡toc!!”. Y les sientan fatal.

Al principio las cartas, caían sobre mullidito, porque había muchas. Pero ahora, las cartas caen sobre duro, y el buzón sufre. Es como tragarte un pedal de bicicleta, con el estómago vacío: te sienta mal.

De hecho, la mayoría de los buzones, tienen una úlcera que cada vez les duele más, y que acaba matándolos poco a poco. Por eso, los buzones tienen esa cara de señor con úlcera.

jueves, 27 de agosto de 2009

miércoles, 26 de agosto de 2009

LAS PIEDRAS


Existen unos pequeños objetos que van de duros por la vida, pero que, en el fondo tienen su corazoncito; las piedras.

El problema de las piedras es, que han tenido una infancia muy dura. Nacieron en la Edad de Piedra, una época en la que todo lo que se fabricaba era de piedra.

Llegaba uno con toda la ilusión del mundo:

- ¡¡Oye, oye, que he inventado el flotador!!
- ¡¡Pues muy mal!!. ¡¡No es el momento!!

Y, claro, con esos comienzos tan duros, las piedras se curtieron, se tuvieron que adaptar, y se hicieron crueles, porque era la ley de la selva.

Primero fueron puntas de lanzas, luego hachas de sílex. Siempre se lo montaban para hacer daño, hacían su propia guerra.

En esta época, sólo se ejercían como revolucionarias, las piedras grandes, que hacían un hacha, una maza, o se lanzaban en catapultas. La piedra grande se compadecía de la pequeña:

- ¡¡Oh, pobre piedrecita!!, ¡¡no puede luchar!!
- ¡¡Sí, espero a que inventen los zapatos, para hacer la guerra de guerrrillas!!

Una piedra en un zapato es un martirio. Y el tiburón blanco de las piedras en el zapato, es la piedra que se mete en la bota Chiruca de exursión al campo. Va royendo tu pie y piensas; “¡¡No pasa nada, mi piel es dura, horadada pero no sangra. Soy capaz de mover el pie y desplazarla a un sitio donde no moleste!!”.

Y empiezas a culebrear con el pie, a dar saltitos... El movimiento es, literalmente bailar la jota, saltando a la pata coja, y dando pataditas al suelo con la punta del zapato. ¡¡Y es inútil!!.

Después de caminar kilómetros, sufriendo como un nazareno, te quitas la bota, sacas la piedra y dices; “¡¡Bueno, parece que ya no va a hacer más daño!!”.

Pues no, porque aún sirve para tirarla como tirachinas, y sacar un ojo a alguien. Que hoy en día te ponen un ojo de cristal, y ya está, pero imaginaos esto en la Edad de Piedra:

- ¡¡Oye, que he inventado el ojo de cristal!!
- ¡¡Que no!!, ¡¡que ahora no es el momento!!

lunes, 24 de agosto de 2009

LAS CIUDADES


Hoy voy a hablar, de un ser tan grande, que lo tenemos delante, y no lo vemos; las ciudades.

Pero lo malo de las ciudades es, que tardan mucho en hacerse.
Badajoz, por ejemplo, fue fundado por lo árabes en el siglo IX, y todavía está en obras.

Y como tardan tanto, hay cosas que han hecho los antiguos, que no se entienden.
Como ese cartelito, que hay en los portales de algunas casas, que pone; “ASEGURADA DE INCENDIOS”, ¿eso qué es?, a lo mejor es por si hay un incendio, que los bomberos sepan si van a cobrar:

- “¡¡Chicos, chicos, esmeraos, que ésta está asegurada de incendios, echad agua de la buena!!”.

Claro, y si no está asegurada, ¿qué hacen?, ¿se lo piensan dos veces?.
Pero lo curioso de los bomberos es que tienen un número en el casco, ¿ése número para qué será?, pues yo creo, que es el número de gatitos que han salvado.

Pero yo creo que, la placa de “ASEGURADA DE INCENDIOS”, es para que los dueños de la casa se hagan los chulitos:

- “¡¡Estamos asegurados, tenemos cosas de valor, no queremos que se nos quemen, esta cerilla no sé que hacer con ella, ahora que está encendida!!”.

Pero esa placa, no es nada en comparación, con la auténtica placa, que puede llenar de orgullo al edificio; esa placa de tipo; “AQUÍ VIVIÓ: DÁMASO ALONSO, Gran Personaje de la Literatura Española”.

Eso impresiona, o esa que pone; “AQUÍ VIVIÓ: PICASSO”, o “AQUÍ VIVIÓ: CERVANTES”, o “AQUÍ VIVIÓ: GAUDÍ”.
Y ves la casa, y dices; “¡¡Qué injusto es el mundo!!”.

Pero la gran pregunta es; ¿Quién es el que se ha tomado el trabajo de colgar, todas esas placas?. Yo creo, que ese señor, se merece una placa; “AQUÍ VIVIÓ: Don TIBURCIO COCODRO, Colgador Oficial de Todas las Placas”.

Las ciudades, se han hecho despacio, pero últimamente, la gente ya hace las ciudades deprisa y corriendo, y hace grandes estupideces, como: la papelera con agujeros, o sea; ¿de quién ha sido la idea de hacer, una papelera con agujeros?, es que, no tiene sentido.
Es igual que tirarlo al suelo, la diferencia es, que antes de caer, pasa por un filtro de basura.

Otra cosa que, hay en las ciudades, desde el origen de la vida en la Tierra; son las palomas.
Yo creo, que las palomas llevan más tiempo que los humanos, porque no respetan nada. Son las dueñas de las ciudades, las palomas.

Pero otra cosa, que a consecuencia de que hayan crecido las ciudades, es una cosa que no falla nunca; los mapas.

Mapas, para saber en qué zona de la ciudad estás. Mapas, con un punto rojo, que dice; “¡¡USTED, ESTÁ AQUÍ!!”.

Y lo miras, y estás ahí.

Y eso es, lo que tienen las ciudades, que son tan grandes, que a pesar de tenerlas delante, no las vemos.

viernes, 21 de agosto de 2009

LOS PARAGUAS


Quería hablar hoy, sin venir a cuento, de uno de los seres, más olvidados de la creación; los paraguas.

Que nos los olvidamos en todas partes. Que uno entra en una tienda, o en un estanco, y sale, y el paraguas se queda allí, para siempre.

Y tú te olvidas uno, pero Fermín, el relojero se olvida otro, y Cosme, el vendedor de arenques, se olvida otro, y Raúl, el foníatra, se olvida otro, y cada uno deja allí su paraguas. ¿Y qué hacen las tiendas con todos esos paraguas?, ¿una hoguera?.

Solo hay una tienda, en la que no nos olvidamos los paraguas, jamás; la tienda de paraguas. Porque allí no entra nadie. En el mundo ya hay todos los paraguas necesarios, y la gente se los va pasando.

Más o menos, prácticamente, todos sabemos qué es un paraguas. También está claro que, el Ministerio de Cultura y Educación, no ha hecho nada para que lo sepamos. Cada uno sabe de los paraguas, lo que ha podido aprender por su cuenta.

¿Qué sabemos?, pues sabemos que un paraguas, es una de las pocas cosas, que cuando lo regalas, no es sorpresa. Porque ya, no hay que abrirlo.

Sabemos también, que los paraguas tienen una especie de aleta de tiburón, al lado del mango, que hay que tener mucho cuidado con ella, porque si no, te pilla el dedo. ¿Te ha dicho alguien eso?, ¡¡no!!, lo has aprendido tú, por tu cuenta.

¿Qué sabemos?, sabemos que los paraguas son seres anfibios, como las ranas y los garbanzos, que a veces están en el agua, y que a veces están en los paragüeros.

¿Qué más sabemos de los paraguas?, sabemos que son miedosos, y que después de sacarlos, si los dejas solos en una pared, se hacen pis, y dejan un charquito.

Que te dan ganas de pegarle con un periódico, para que no lo vuelva a hacer.

Eso es lo que todo el mundo sabe de los paraguas. Pero...... y lo que nadie sabe.

El origen de los paraguas. Eso nadie sabe de dónde viene. Nadie lo sabe, ¿por qué?, pues porque es una aberración de la naturaleza. El paraguas es, el fruto impuro de un amor prohibido. El Ministerio de Cultura y Educación, ha intentado taparlo, pero un paraguas; es el hijo bastardo de un bastón, y de un murciélago.

Por eso intentan sacarnos los ojos, constantemente. Para ponérselos ellos, y poder ver. Porque al ser hijos de murciélagos y bastones, pues son ciegos y tienen muy mala leche.

De su padre el bastón, han heredado la mala leche, y de su madre la murciélaga, han heredado la ceguera, y la idea de dormir colgados.

jueves, 20 de agosto de 2009

LOS PLATOS


Hoy quería elogiar, a unos pequeños seres, a los que les debemos mucho, pero que nadie, ha reparado en el gran bien, que han hecho para la Humanidad; los platos.

Porque si no hubiera platos, tendríamos que comer directamente encima de la mesa, y luego habría que echar las mesas a lavar, y entonces el lavaplatos, no se llamaría lavaplatos, se llamaría lavamesas, y sería un aparato bastante más grande y más incómodo, y claro, imaginad al pobre hombre de Calgón, cambiando las resistencias de un lavamesa, una resistencia del tamaño de un somier, la resistencia toda llena de cal.

El pobre señor de Calgón; - ¡¡señoras, por favor, echen Calgón en su lavamesas, que cambiar las resistencias, es peor que hacer una mudanza!!.

Y claro, esos señores de Calgón, cobrarían una pasta impresionante, y estarían supercachas, y serían multimillonarios, y superfuertes, y serían considerados semidioses.

Pero esto no pasaría, gracias a los platos.

Pero es que, los platos son una familia; el hermano mayor, es el primer plato, el plato hondo, el plato sopero, ese plato barrigón, que es normal que sea barrigón, porque solo se alimenta de potajes, y fabadas, y cosas de cucharas, y se guarda en una pila aparte, y que también es normal, porque todo el día comiendo fabadas y alubias, por la noche nadie quiere dormir con los platos hondos.

Todos hemos oído hablar del temido pedo de plato sopero, ese pedo de hermano mayor, ese pedo espeso, que agrieta el gotelé de las paredes, que se ve cuando las carreteras están calientes en verano. De hecho si al día siguiente te fijas, los platos están como empañados por el centro, nosotros no lo olemos, porque los pedos de platos soperos, huelen en una frecuencia distinta, y solo lo pueden oler ellos, y los gatos.

No os habéis fijado nunca, que los gatos de repente hacen que están como atentos, y de repente salen corriendo, ¡¡eso fue un pedo de plato sopero!!.

Y el que lo sufre, es su hermano, el segundo hermano, el plato llano, el más común, el plato de filete, ese es el plato mas sufrido, porque cada vez que nosotros pinchamos o cortamos el filete, se corta y se pincha en su espalda.
Cierto es, que rara vez se queja, y solo cuando no aguanta más, hace; ¡¡ñiiiiic!!!.

Y luego está el hermano pequeño, que es el plato de postre, ese plato pequeño, pequeño plato, para tarta helada, melocotón en almíbar, o pera. Ese plato está mal pensado, porque resbala, o sea, la última cucharada de la Contessa, tienes que perseguir a ese último trocito, lo tienes que rodear, cercar.... ¿por qué no hacen ese plato con el fondo enmoquetado?.

Luego están los primos espurios de la familia de los platos; el primo pobre, el plato de cartón de cumpleaños, ese triste plato que tiene dibujado a Mickey Mouse, celebrando una fiesta mucho más divertida que la tuya. Ese plato endeble, dúctil, maleable, que te comes la tarta y se dobla.

Y luego está, el primo rico de los platos, la alta alcurnia de los platos, la sociedad elegante, la elevada; el plato decorativo. Ese plato que está en la pared, con una escena como de carrozas inglesas o de chinos en cojines.

Yo recuerdo que de pequeño, me preguntaba, ¿para qué está ese plato en la pared?, ¿será por si algún día viene a comer Spiderman?.

Y no, no es así, porque gracias a Dios, no tendrá que venir nunca Spiderman a comer, porque gracias a Dios existen los platos, y gracias a Dios no vivimos dominados en un mundo llenos de rudos y musculosos hombres de Calgón. Gracias a Dios.

miércoles, 19 de agosto de 2009

LOS PIES


Hoy quería hablar, de unos seres, de los que, poco a poco, nos hemos ido distanciando; los pies.

Porque cuando nacemos, nos llevamos muy bien, con los pies. Los bebés incluso, se dan besos en los pies, se dan la mano al pie, que es como si los bebés se saludaran así mismos, pero por el otro lado, o sea, como si todavía no tuvieran muy claro, que va a ser lo de arriba, si la cabeza, o el culo.

Y va pasando el tiempo, va pasando el tiempo, y los pies, van quedando abajo, nosotros vamos creciendo, lo de la estatura se nos sube a la cabeza, y ellos van quedando cada vez más lejos, y toda gestión que haya que hacer en los pies, da mucha pereza.

- ¡¡Hay que bajarse a atarse los cordones!!
- ¡¡Ay!!, ¡¡nooooo!!
- ¡¡Hay que ponerse unos calcetines!!
- ¡¡Ay!!, ¡¡da pereza!!, ¡¡ya están como lejos!!

A la hora de lavarse, incluso te estás duchando, te estás frotando, por los brazos, por el cuello, en el pecho, pero.... miras, ves los pies, y dices, bueno... a ellos ya, con lo que va cayendo, ya les llega.

Los pies, entonces, tienen que hacer cosas, para llamar nuestra atención constantemente, por ejemplo; un día tu vas caminando descalzo por la casa, está la pata de la mesa, o la pata de la cama, el dedo meñique la ve, y dice; - ¡¡esta es la mía!!, ¡¡zas!!. Se lanza de cabeza, entonces el dedo meñique se pone; - ¡¡eh!!, ¡¡eh!!, ¡¡estoy latiendo!!, ¡¡estoy aquí!!, ¡¡miradme!!, ¡¡miradme!!.

Otra cosa que hace el pie, para llamar la atención; se duerme, aunque sea de día. El pie se duerme, es un fenómeno muy curioso, porque vas caminando, y notas como si en el pie, por las venas en vez de sangre, tuvieras agua con gas. Notas las burbujitas, ¡¡es el pie que quiere jugar!!.

Es el pie que es juguetón, como cuando nos cortamos las uñas de los pies, el pie las lanza, para que vayamos a buscarlas, como el que lanza una pelota a un perro. Pero es imposible, saber donde cae la uña del pie, ¿por qué?, porque tú la sigues con la vista, pero como la uña tiene forma de boomerang, a mitad del camino varía la trayectoria, y te despista, es imposible saber donde cae.

Pero una de las cosas, que hacen los pies, para llamar nuestra atención es; por ejemplo; en los pies de las señoras, que le sale un sexto dedo.
Lo hace el pie, para llamar nuestra atención, y dice; - ¡¡voy a generar un sexto dedo!!. Se concentra mucho, tú ves el pie, y se ve que está saliendo un sexto dedo. ¿Un sexto dedo?, ¿cómo lo voy a llamar?, ¿si tenemos meñique, tenemos índice, tenemos pulgar?, ¿cómo lo voy a llamar?, Juanete.

domingo, 16 de agosto de 2009

LOS ROBOTS


Todos los hombres, una vez en la vida, hemos intentado hacer un robot.

O sea, estás en casa, y de repente te entra un instinto maternal, unas ganas de crear vida, y dices; - ¡¡Hoy voy a hacer un robot!!.

Pero no sale, no es tan fácil, porque para hacer un robot, lo primero que hay que hacer es, ser japonés, y eso está en manos de muy pocos.

Yo digo que no es fácil, incluso científicos de todo el mundo están esforzándose muchísimo, para crear la denominada; Inteligencia Artificial. Que al parecer la Natural, ya la dan por imposible.

Aunque creo, que la inteligencia no tendría porqué ser una virtud interesante para los robots, o sea, ¿tú para qué quieres un robots?, pues para que haga trabajos, que a ti no te apetece hacer, por ejemplo; limpiar el hogar, desactivar bombas... etc

Hacer inteligentes a los robots, no es buena idea.

- ¡¡Oye, robot!!, ¡¡que hay que desactivar una bomba!!

- ¡¡Sí, ya..... si yo la desactivo, ahora voy, espera que estoy haciendo un sudoku!!

- ¡¡Robot!!, ¡¡que hay que desactivar esta bomba!!

- ¡¡Yo la desactivo si tú quieres, porque yo estoy para eso, ya que soy un robot, y para eso me hiciste, pero..... es que así, tú no vas a aprender nunca, si te la desactivo siempre!!.

sábado, 15 de agosto de 2009

LAS PESAS


Las pesas, muestran claramente, la decadencia y la estupidez de la raza humana.

Vamos a ver, eruditos del lenguaje, académicos de la RAE, catedráticos de filología hispánica... ¿Cómo algo que se llama"pesas", va a servir, para que "adelgaces"?. ¡Eso es una contradicción de términos!.

Tú te pones una pesa de dos kilos, y amigos... aunque parezca extraño, pesas dos kilos más. Luego para disimular este absurdo invento, se han ideado ejercicios, bailes con pesas, diferentes movimientos... eso con un saquito de arroz, se hace igual, y luego te lo puedes comer. El arroz, no el saquito.

Pero no nos desviemos del tema de las pesas.

Las pesas son como las películas de Disney. Frenan el crecimiento. Lo que pasa es que las películas de Disney, frenan el crecimiento intelectual, y las pesas, el crecimiento físico.

Que hay personas, que veían películas Disney, a la vez que hacían pesas, y han acabado bajitos y torpes.

Y hay otra cosa curiosa del mundo de las pesas. La extravagancia de estos objetos pequeños, y pesados, es que se venden, como en maletas.

Y tú que has ido a comprarte unas pesas, coges la maleta, y no habías pensado en que las pesas, pesaran. Y vas todo el camino, cambiándote la maleta de mano, y con una profunda satisfacción, "seguro que a nadie se le había ocurrido esta táctica antes, y que al cambiarme el peso de brazo, el otro descansará, y ambos quedarán tan fortalecidos y petrificados, como dos donuts que llevan un día fuera de sus envoltorios". Pero no.

Caes en una verdad aplastante, y bochornosa, que le ocurre a todo diestro.

Te das cuenta de que la izquierda es inservible, inútil.

viernes, 14 de agosto de 2009

martes, 11 de agosto de 2009

LOS MOSQUITOS


Estamos acostados en la cama y, estando a punto de conciliar el sueño, empezamos a sentir el dúctil aleteo de un mosquito en suspensión, a escasos milímetros de nuestra oreja.

Es ese momento, en el que, un ser insignificante, se convierte en el mayor de nuestros enemigos, nuestra técnica defensiva, es universal, independientemente de la nacionalidad, raza o religión que se profese: agitamiento del brazo por la zona afectada, y lanzamiento de un improperio, destinado a la autoestima del insecto alado.

¿Qué tendrá nuestro orificio orejal, para que millones de insectos de todo el mundo, deseen introducirse en él?.

El mosquito, es un ser más observador de lo que podamos creer, y la explicación a su interés, puede ser, el hecho de ver a tantísimos humanos, metiéndose el dedo en el interior de la oreja. Ellos no utilizan una deducción lógica, por lo que, su diminuta mente, no les llega para pensar, que nos metemos el dedo, simplemente porque nos pica.

Así que piensan, que si lo hacemos, es porque hay algo dentro, que queremos coger, y no podemos.

Por eso, hacen esos primeros vuelos rasantes, para inspeccionar el terreno. No lo hacen por jorobar, sino para medir longitudes, comprobar estrecheces, verificar planos...

Es entonces, cuando miles de mosquitos, se van introduciendo en nuestras casas.

Se esconden durante horas, en los rincones más inhóspitos de nuestras habitaciones, calculando justo el momento en el que, estamos al límite del sueño.

¿Por qué no esperan, a que estemos totalmente dormidos?.

lunes, 10 de agosto de 2009

viernes, 7 de agosto de 2009

LA PASTA DE DIENTES


Últimamente, preguntas incontestables sobre ciertos aspectos de la vida, me carcomen por dentro, con el único desahogo de escribirlos por aquí, para tratar de encontrar una respuesta lógica.
¿Cuándo se acaba la pasta de dientes?.

La pasta de dientes, es el recurso más aprovechado en todo el mundo. La gente se empeña en exprimir hasta el último milímetro cúbico de un tubo, que no da más de sí.

¿De qué material están hecho los botes de la pasta de dientes?. ¿Aluminio, plástico...?, es un material moldeable, y que tiende a escuchimizarse a medida que pasa el tiempo.
Nadie sabía responderme, a la pregunta básica de ¿cuándo decidimos tirar la pasta de dientes?, ¿cuándo llega el punto en el que decimos..."voy a comprar otra"?.


-Papá, ¿cuándo se acaba la pasta de dientes?.

Su contestación fue tajante, y no dio lugar a dudas.

-Hijo... cuando te canses de apretar.


Porque la pasta de dientes, no se acaba nunca, siempre saldrá algo de pasta, tímida, sin querer... y es que la pasta de dientes, llega a un punto en el que, no se aprieta, se arrastra de abajo a arriba.

Se va arrastrando, hasta llegar a la única parte que queda en pie, la única parte del bote, que no pierde su dignidad, la cabeza, la tapa.

Los seres humanos, ante la imposibilidad de acabar ese líquido gelatinoso, con el que nos lavamos los dientes, hacemos todas nuestras fuerzas, contra esta zona del tubo... y al final, sale.
Siempre sale.

Por eso, yo creo que una vez más, las pastas de dientes, son como las personas, no paran de apretarnos y presionarnos la cabeza, continuamente, para que saquemos cosas, que ya, casi ni tenemos.

miércoles, 5 de agosto de 2009

EL VAHO


¿Por qué se empañan los cristales de los coches?, que un día te metes, sin venir a cuento, un día te metes en el coche, con trece amigos, y de repente, los cristales se empiezan a empañar, de modo misterioso, y nadie puede hacer nada, el cristal se empaña, y no puedes hacer nada, y lo peor es, que hay trece personas en el interior del coche, nadie sabe lo que hay que hacer, pero todo el mundo tiene una opinión.

Es lo malo de que se empañen los cristales, y entonces empieza todo el mundo;

- ¡¡No, hay que poner el aire caliente!!,

y dice otro;

- ¡¡No, lo que hay que hacer es poner el aire acondicionado, pero con las ventanas abiertas!!,

y otro;

- ¡¡No, hay que poner el aire acondicionado, y el calor a la vez, y la luneta térmica!!.

Y da igual, porque hagas lo que hagas, el cristal se va a empañar más.
Hace “Buuuuu”, y se empaña ya del todo, en cuanto cambias algo, se empaña del todo, y te dan ganas de decir;

- ¡¡No, mira, lo que hay que hacer es, abrir las puertas y os bajáis todos, y me voy yo, porque sólo nunca me había pasado!!.

Y hagas lo que hagas, toda solución para quitar el vaho del coche, de los cristales empañados, toda, es sumamente ruidosa, lo que hagas, poner el aire acondicionado, el aire de fuera, etc, hace, “Buuuuu”, es como el ruido de un avión, que es normal, y está muy bien, porque si os fijáis, en los aviones nunca hay vaho, ¿os imagináis la cabina del piloto con vaho?, doscientos veinte pollos a bordo diciendo;

- ¡¡No, hay que despresurizar la cabina y poner el aire!!,
- ¡¡No, hay que abrir las ventanas!!.

¿Por qué no se empañan nunca los cristales de los aviones?, ¿lo sabéis?, porque llevan debajo de las alas, dos secadores de pelo, gigantes, que la gente se cree que son los motores, pero no, son para quitar el vaho, de hecho esos secadores de pelo, explican el peinado de algunas azafatas.

Yo creo, que lo llevan, por si da un frenazo, dan contra el cristal, y amortiguan, como un airbag, es un pelo almohadillado, para poder dormir sin almohada, y en caso de choque, rebotar sin hacer daño a nadie, ni ellos así mismo.

Entonces, es curioso, que en los aviones, no hay vaho, pero cuando somos pequeños, y hacemos un avión de papel, y lo vamos a lanzar, lo primero que hacemos es, echarle el aliento, y lo lanzamos, como pensando;

- Así empaño los cristales, y el avión hace piruetas.

lunes, 3 de agosto de 2009

¿EXISTEN LOS EXTRATERRESTRES?


¿Existen los extraterrestres?, ¿no?, ¡¡pues sí!!, y os lo voy a demostrar, con un objeto tan sencillo, y de uso cotidiano como un bolígrafo BIC, sin duda, es una prueba evidente de que, los extraterrestres no sólo nos visitan, sino que, están entre nosotros.

- La longitud del bolígrafo, con el capuchón puesto es de 150 mm, y la distancia de la Tierra al Sol es de 150 millones de Km. La relación es evidente. Los bolígrafos BIC, son objetos de culto solar, introducidos en nuestro planeta, por alguna civilización extraterrestre.

Pero no acaba ahí la cosa.

- La longitud del capuchón del bolígrafo es de 58 mm, y si descontamos lo que mide el clip, nos da 35 mm, sumamos las dos cifras y obtenemos 93, que multiplicado por dos, nos da 186, exactamente 40 mm más, que la longitud del bolígrafo destapado.

Cualquiera puede darse cuenta de que, en esas proporciones existe una relación, y de esa relación se tiene que derivar un mensaje, probablemente las claves para utilizar todo el poder, y la energía del Sol.

Y aún no he terminado.

- Si sumamos la longitud del bolígrafo con el capuchón, y la longitud del bolígrafo sin capuchón, obtenemos la cifra de 296 mm, que es exactamente, la distancia en Km de Zaragoza a Bilbao, por autopista.
Por si alguien lo dudaba, la tecnología necesaria para construir autopistas, es de origen extraterrestre, supongo que nadie sería capaz de pensar que, a unos primitivos seres humanos, se les iba a ocurrir, algo así.

Y la relación entre esa tecnología, y los viajes interplanetarios, se encuentra encerrada en las mágicas proporciones de los bolígrafos BIC, y no sólo eso, probablemente todos los secretos del universo, estén encerrados en este bolígrafo.

Seguro, que si siguiéramos indagando en las características de este maravilloso objeto, venido de las estrellas, encontraríamos las respuestas, a los grandes enigmas de la humanidad.