viernes, 9 de enero de 2009

EL ENIGMA DEL CAFÉ




Hoy quería hablar acerca de; el café.

Para empezar, ¿cómo se pide el café?. Ya se ha parodiado mucho, sobre todos los complementos, que puede tener un café. Sin embargo, yo quiero ahondar y profundizar más, en el tema preguntando abiertamente: ¿Quién inventó los nombres de tipos de cafés? Un introvertido fijo: solo, cortado...

Luego está el tema del azúcar. El azúcar es como la carta de un admirador secreto.
Viene en sobre, pero sin sello. Y cogemos el sobre y lo agitamos, es que no me lo explico.
¿Por qué? Algunos pensarán: "Para que baje". ¿Pero no se desmonta esta teoría, cuando luego la tiras toda al café?.

Cuando acabamos con el sobre, hacemos cosas curiosas: si te has echado todo el azúcar, lo envuelves y lo doblas, y lo doblas, y lo doblas, hasta reducirlo al mínimo su tamaño.
Hay gente, que ha hecho desaparecer sobrecitos de azúcar, al reducirlos a un tamaño atómico.

Lo siguiente es algo que me exaspera. Las asas de las tazas. Ahí no hay hueco para un dedo humano normal... es muy pequeño. Tenemos que hacer malabarismos, para coger la maldita taza.
Yo creo, que tienen el monopolio los enanos. Y que es su venganza, a todos los prejuicios sociales que se tienen ante ellos. Y ojo, yo no tengo prejuicios por los enanos, pero seguro, que ellos son los culpables de esto, y de alguna que otra cosa más.

1 comentario:

Mary Esther dijo...

interesante..aunke no me gusta el café,pero me encanta el cola cao..